Un belén de veroño que se baña en escenas marineras

Wilson trabaja para tenerlo listo a principios de diciembre./P. R. Q.
Wilson trabaja para tenerlo listo a principios de diciembre. / P. R. Q.
La Casona del Parque

Wilson y los técnicos de Servicios Operativos montan un nacimiento lleno de azules malagueños y luces láser para el atardecer con temperaturas de pareo

Pilar R. Quirós
PILAR R. QUIRÓSMálaga

Cuando Fernando Wilson llega con su lápiz detrás de la oreja, traza en el aire un espacio con la escuadra de sus manos y da una o dos vueltas al patio de Banderas no hay marcha atrás. El belén se está formulando para una nueva edición de Navidad, más bien reformulándose o recreándose porque todos los años este artista, que tiene en su haber el área de Fiestas, dibuja nuevas escenas para que el nacimiento, que todos sabemos lo que es,no parezca el mismo que el invierno anterior. Su ingenio no se lo puede permitir.

Wilson aparece en este otoño, que es un veroño extemporáneo mientras que las cotorras argentinas de la puerta de la Casona chillan como condenadas. Como si estuviesen en pleno estío. No es creíble montar las figuritas de los pastores con los chalecos de lana, ni que los protagonistas del misterio lleven túnicas gruesas de arpillería. El Niño, el pobre, como siempre anda medio desnudo. Esta vez no pasará frío.

Wilson prepara las maderas antes de pintarlas y disponer el atrezzo mientras que el fontanero Carlos Rueda planea cómo recrear con agua las muchas escenas marineras que el artista ha pensado para esta anualidad en la que el verano no quiere irse más allá del horizonte. Juan López, desde el techo imaginario separado por barras de aluminio, planifica la luz nocturna, que este año irá cargada de luminarias láser. Nadie espera que aparezca Darth Vader, con buscar el caganer como siempre nos conformamos.

Con el paso de los años no es difícil apercibirse, con algo de observación, que hay gente valiosa que tiene vida interior. Wilson maneja la suya a las mil maravillas, y saca del fondo de lúcida imaginación cómo recrear los pasajes o qué figuras destacar hasta la siempre presente cronista. «Pero ella con sus legajos de papel, no con libretilla, ya sabes». Se ríe.

Los primeros días de diciembre, aún no hay fecha certera, el alcalde Francisco de la Torre inaugurará el belén, que todos los años visitan centenares de niños que vienen con sus colegios en una excursión en la que bien podrían enseñarles algo más de la gobernanza local. El artista sigue con temperaturas de pareo montando bajo la cúpula de cristal del patio de Banderas. Nunca una Navidad se antojó tan veraniega.

Mlg Ahora y C’s. Galindo y Carballo se enzarzan

Explicaba el otro día bisoño el viceportavoz naranja Alejandro Carballo, que iba a moderar su nuevo perfil cañero. Pero ayer retomaba el tema, guasón, y decía que no había tenido más remedio que entrar al trapo porque le provocaban. Escribía la edil de Málaga Ahora Rosa Galindo en Twitter:«El comando desokupa de Ciudadanos pide desalojos de edificios, pero no opciones habitacionales. Ocuparse de la gente anda. Si nos queréis, irse». Le respondían buena parte del comando naranjita y a su vez algún acólito de Galindo tratando el asunto de los dos edificios okupados en la avenida Juan XXIII y Marqués de Valdeflores, de los que anteayer ardía de nuevo uno de ellos, por lo que protestaban los vecinos cortando la avenida Héroe de Sostoa. Caldeado el ambiente, se dejaba caer Carballo diciendo que en C’s también pedían medidas sociales, no sólo el desalojo, y añadía que propusieron un plan en el Instituto Municipal de la Vivienda (IMV)para alquiler social, que Galindo no quiso reconocerle. Carballo incluía más proyectos sociales que habían impulsado y Galindo ironizaba con que le sobraban caracteres. El edil naranja terminaba: «no hay más ciego que quien no quiere ver. Buenas tardes».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos