La Casa Invisible se moviliza para tratar de conservar su sede

Miembros de La Invisible, en el patio del inmueble. :: fran acevedo/
Miembros de La Invisible, en el patio del inmueble. :: fran acevedo

Colectivos sociales y culturales se manifestarán el 10 de marzo contra el plan del Ayuntamiento de recuperar el edificio 'okupado' hace 11 años y sacar a concurso su gestión

FRANCISCO JIMÉNEZ MÁLAGA.

Los colectivos que integran La Casa Invisible se resisten a dar por perdido el edificio de titularidad municipal de la calle Nosquera que 'okuparon' el 10 de marzo de 2007 para crear un centro social y cultural alternativo de gestión ciudadana. En respuesta a la decisión del Ayuntamiento de Málaga de desestimar la solicitud de cesión del inmueble, recuperarlo y sacar a concurso su gestión para uso cultural, desde La Invisible están ultimando la convocatoria de una manifestación para el próximo sábado 10 de marzo, precisamente cuando se cumplen 11 años de su entrada en este edificio de titularidad municipal.

«Vamos a volver a tomar las calles de una forma reivindicativa pero entretenida, con una movilización en la que participarán creadores, artistas, grupos de teatro y organizaciones sociales para que los malagueños vean qué es lo que alberga y produce La Invisible», afirmó Amanda Romero, del equipo jurídico de este espacio, quien volvió a reclamar al alcalde, Francisco de la Torre, que «reconsidere» su postura y retome la negociación que se venía manteniendo para regularizar la gestión del edificio mediante un procedimiento de adjudicación directa. «En 2011 firmamos un protocolo de intenciones, pero en 2012 se bloqueó todo. Luego lo retomamos en 2015 y por ello presentamos un proyecto para rehabilitar el edificio», recordó Romero, quien confía en que «con el apoyo de los malagueños se pueda dar la vuelta a esta situación».

«Pretextos»

El artista Rogelio López Cuenca muestra su apoyo con una exposición

En este sentido, lamentó que la «falta de respuesta del Ayuntamiento y la paralización de toda la negociación haya impedido la rehabilitación del edificio para que ahora se aleguen motivos técnicos como pretextos para justificar su desalojo». Como ha venido informando este periódico, el argumento del equipo de gobierno para proceder a la recuperación del inmueble es el «incumplimiento sistemático» de la orden de la Gerencia Municipal de Urbanismo de diciembre de 2014 que impide la celebración de eventos de concurrencia pública debido al mal estado de las instalaciones.

Además de anunciar la movilización del 10 de marzo, el acto de ayer también sirvió para avanzar la exposición que organizará el artista malagueño Rogelio López Cuenca el próximo mes de mayo, en el marco de un proyecto de colaboración con el Reina Sofía. «He elegido este espacio para albergar mi primera exposición individual en Málaga en los últimos diez años por lo que representa como ejemplo único de otros modos de entender el arte y la cultura», apuntó el creador, quien reivindicó el papel de La Invisible como centro cultural y lamentó la «persecución desoladora» a raíz de la polémica exposición que incluía una bandera de España con forma de horca el pasado octubre, que dio pie a la moción de Ciudadanos y apoyada por el PP para recuperar el edificio y sacarlo a concurso. Un procedimiento que se ha acelerado en los últimos días por la organización de unas jornadas (finalmente fueron canceladas) sobre libertad de expresión en la que estaban invitados dos expresos de la organización terrorista GRAPO y el rapero marbellí Leszno, condenado recientemente a dos años de cárcel por enaltecimiento del terrorismo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos