Todos a una en La Casa Invisible

Imagen dela bandera en forma de horca./Francis Silva
Imagen dela bandera en forma de horca. / Francis Silva

Los 18 artistas de la exposición colectiva asumen como propia la polémica obra de una horca realizada con la bandera española

Francisco Griñán
FRANCISCO GRIÑÁNMálaga

La polémica saltó el pasado domingo con una obra que representaba una horca realizada con la bandera española y que se exhibía en La Casa Invisible de Málaga dentro de la exposición 'La Guerra. Espacios-Tiempos del Conflicto'. Tres días después, este centro social y cultural de calle Nosquera ha emitido un comunicado en el que apela a la libertad de expresión de los artistas y subraya que la obra tiene como objetivo “denunciar la violencia inherente de los estados-nación por medio de una metáfora en torno a sus banderas”. Además, los 18 autores que forman parte de la muestra colectiva han optado por afrontar la controversia todos a una y asumen como propia la “polémica obra que nos ha traído hasta aquí”.

Más

En conversación con SUR tras el comunicado, el comisario de la exposición, Pedro Mariblanca, quiso poner el acento en la denuncia de la guerra que realiza la muestra, aunque admitió que “el clima de polarización” política y social que se vive en España en estos momentos por la situación de Cataluña ha afectado a la lectura que se ha hecho de la controvertida obra. En este sentido, dijo que en el objetivo de la obra es denunciar la “violencia de todos los Estados” y que si se exhibiera en Barcelona se haría con una bandera catalana y si se hiciera en México con una insignia de aquel país.

Tanto la propia Casa Invisible como los creadores que integran la exposición 'La Guerra. Espacios-Tiempos del Conflicto' han querido mantener fuera del foco al autor de la polémica pieza artística. En la web de la exposición aparecía hasta hoy una imagen similar de una bandera española con forma horca dentro del apartado de uno de los participantes de la muestra, el artista Byron Maher, aunque hoy ha desaparecido esta instantánea.

Por su parte, La Casa Invisible, que se ubica en un edificio municipal que gestionan ‘okupas’ desde hace una década, aunque desde 2011 con un acuerdo con el Ayuntamiento, asegura que mantendrá la exposición y la obra, ya que “no es nuestra intención dar ningún paso atrás ante los ataques políticos malintencionados que, además de intentar silenciar propuestas culturales alternativas y la generación de pensamiento crítico dentro de la ciudad de Málaga, pretenden acalla cualquier voz no domesticada en el seno de la misma”.

Fotos

Vídeos