El presunto asesino de su exnovia de Cartagena encargó días antes la escalera con la que entró a la casa

Familiares y amigos de la víctima tras los hechos. / Enrique Martínez Bueso

Minutos antes de que ocurrieran los hechos, Rosa María S. P. denunció al joven de El Palo por amenazas

ANTONIO LÓPEZ

Adrián S.C., el joven de El Palo detenido como acusado de matar a su exnovia en Cartagena, encargó unos días antes de los hechos la escalera de cuatro metros con la que habría accedido a la casa de la víctima. Según las fuentes consultadas, llamó a la ferretería del barrio de Canteras, en el que residía Rosa María S.P., el pasado jueves para reservarla.

Los hechos ocurrieron el lunes, después de que la joven, de 20 años, acudiera a la Guardia Civil para denunciar al malagueño por amenazas. Tras ello, la chica se marchó acompañada por sus abuelos a su domicilio, en el número 1 de la calle Lucena. Allí subió las escaleras del piso donde vive con su madre y su hermana de 13 años, y se encontró con a Adrián, que pudo entrar a través de un balcón trasero. Para ello, se ayudó de la escalera.

Noticias relacionadas

Tras una fuerte discusión, Adrián le habría asestado primero una cuchillada en el pecho, muy cerca del corazón, según la primera hipótesis de la Guardia Civil. La otra, supuestamente, se la dio en el cuello, una vez que yacía en el suelo.

Un vecino de la zona, Juan Nuñez, subió al piso al escuchar los gritos de la joven y su abuela. «Cuando llegué a la puerta de arriba la vi entre abierta.Pude observar al chico como sujetaba a la chica por el brazo y en la otra mano como sujetaba un cuchillo, que había cogido de la cocina. Entonces intenté abrir la puerta, pero el chaval me lo impidió. Puse el pie para evitar que la cerrara, pero apretó tanto que finalmente le puso el pestillo», contó. Seguidamente bajó y acompañó al abuelo a casa de este a por una llave del piso, y al regresar «me encontré a la abuela gritando y a mi vecina tendida en el suelo del salón, entre el sofá y una mesita. La imagen era dantesca. Nunca se me olvidará», añadió este vigilante de seguridad de profesión.

Para entonces, Adrián ya había salido de la casa. Lo hizo saltando a los balcones contiguos hasta terminar en el de la penúltima casa de la apacible calle, situada en una zona residencial. Allí se agazapó. La camiseta gris y los pantalones blancos que vestía iban llenos de sangre, según relató el vecino de la vivienda pegada a la que estaba escondido el autor del asesinato. El residente, al percatarse de la presencia del chico bajó a la calle y avisó a los policías locales y guardias civiles, que ya desde hacía unos minutos lo buscaban por la zona.

Adrián S. C., al verse sorprendido, se levantó y se tiró al vacío desde el balcón. En la caída se fracturó una costilla, que le perforó un pulmón. Eso provocó su traslado al hospital y su intervención de urgencia.

En el cuerpo también llevaba varias heridas provocadas, previsiblemente, por un cuchillo. La Guardia Civil investiga si se debieron a un forcejeo con la joven o si se las hizo él mismo en un ánimo de autolesionarse. La Consejería de Salud, indicó anteayer que se le intervino por heridas de arma blanca.

Hospitalizado

El presunto asesino, continuaba ayer ingresado a con pronóstico reservado. Según fuentes sanitarias, tendrá que seguir ingresado varios días. La Benemérita tiene 72 horas para ponerlo a disposición del juez, aunque las circunstancias especiales puede retrasar este procedimiento o hacer que el magistrado se traslade al centro hospitalario, junto a la fiscalía, para tomarle declaración. De momento se encuentra custodiado por guardias civiles.

La Guardia Civil actúa de manera específica cuando registra una denuncia en la que puede haber violencia machista. Eso activa, automáticamente, el protocolo, siempre y cuando la denunciante y el denunciado sean o hayan sido pareja, aunque hayan pasado muchos años.

El protocolo

En este caso, la Unidad Viogen, tras analizar y calibrar el riesgo que sufre la mujer moviliza a los agentes necesarios para localizar al hombre y tomarle declaración. Tras ello, y a la vista de sus manifestaciones, se procede a su detención y se remite al juez por si hay un delito de faltas.

El mismo cuerpo armado confirmó que entre los jóvenes no hubo contacto físico ni se vieron de forma previa a la denuncia. Tratan de investigar si el agresor trató de ponerse en contacto por teléfono durante los días previos al fatal suceso o si intentó verla, ya que vecinos de la zona aseguran que vieron al joven malagueño merodeando por la urbanización Los Juncos de Canteras. Otras fuentes aseguraron a ‘La Verdad’ que también fue visto la noche antes del crimen por el campamento de Carthagineses y Romanos, donde su exnovia estuvo junto a su actual pareja.

Fotos

Vídeos