Arrestan a un joven de El Palo por matar a su exnovia en Cartagena

Familiares y amigos de la joven fallecida, frente a la vivienda familiar donde fue hallada. / Enrique Martínez Bueso

La víctima, de veinte años, falleció acuchillada tras denunciar horas antes por acoso a su expareja

ANTONIO LÓPEZ

La joven de 20 años Rosa María S. P. murió ayer hacia las once y media de la mañana en su domicilio de la urbanización Los Tajos, en el barrio de Canteras, por las cuchilladas que le asestó supuestamente Adrián S.C., un malagueño de 22 años que había regresado a Cartagena durante el fin de semana de fiestas con la intención de reconquistarla. El presunto criminal, criado en la barriada de El Palo y que una hora antes de la agresión había sido denunciado por acoso por la víctima, fue detenido por policías locales cuando se escondía en una vivienda contigua a la de los hechos en su intento de huida. Rosa María es la víctima número 37 de violencia de género en España este año.

El detenido trabajó como modelo en Málaga

Adrián S. C, de 22 años y natural de El Palo, donde se crió y estudió en un centro concertado muy popular, había protagonizado en varias ocasiones altercados que habían alertado a los vecinos de la urbanización Los Tajos y también a la Policía Local de Cartagena. Según fuentes de este cuerpo sufría «trastornos mentales infantiles» y ataques de furia, una de las causas, presuntamente, que habían obligado a su expareja a no querer volver con él, pese a la insistencia de él. Adrián es un joven alto y de complexión atlética que trabajaba de manera esporádica en Málaga haciendo pases de modelo en centros comerciales. Según informaron a este periódico vecinos del barrio cartagenero de Canteras que prefieren mantener el anonimato, era conocido en el barrio porque había vivido cierto tiempo en la casa de Rosa María S. P. Anteayer volvió a Cartagena tras pedir dinero a su madre. Según fuentes policiales se alojaba en una pensión del barrio de San Antón.

Las primeras investigaciones apuntan a que Adrián volvió el pasado fin de semana a Cartagena desde Málaga con el propósito de retomar la relación sentimental que Rosa María había roto hace algunos meses. Después de ser avisada por unos amigos de que el joven había sido visto el sábado por la noche en Cartagena, se decidió a presentar una denuncia. Lo hizo ayer, sobre las diez de la mañana, en el cuartel de la Guardia Civil de la localidad. Según informaron fuentes de la investigación, la joven fallecida se sentía acosada.

Rosa acudió al cuartel acompañada de su padre, que trabaja en el sector de la construcción, pero a la casa que compartía con su madre y su hermana menor regresó sola. Al entrar en la vivienda, de tipo dúplex, se encontró a Adrián, que pudo entrar a través de un balcón trasero, según fuentes de la investigación. Para ello se ayudó de una escalera comprada minutos antes en una ferretería del barrio, igual que los dos cuchillos empleados en la agresión.

Tras una fuerte discusión, Adrián le habría asestado primero una cuchillada en el pecho, muy cerca del corazón, según fuentes de la Guardia Civil. La hoja del arma blanca quedó dentro del cuerpo de la joven. La segunda fue directa el cuello, cuando la fallecida yacía en el suelo, una herida que le causó la muerte.

Los gritos de ambos fueron escuchados por los abuelos de Rosa María, que viven en otra casa de la misma calle. Asustados, fueron a ver qué pasaba. Tras llamar en varias ocasiones la puerta y pedir en vano que se la abrieran, volvieron a su casa y cogieron una llave. Con ella abrieron la puerta y al subir un tramo de escaleras y entrar a la vivienda se encontraron con su nieta tendida en el suelo, sobre un gran charco de sangre.

Salto desde el balcón

Para entonces, el agresor ya se había fugado. Salió al balcón y saltó a otros contiguos hasta terminar en el de la última casa de la calle, situada en una zona residencial. Tras constatar el fallecimiento de la joven los agentes de la Policía Local personados en su domicilio salieron en busca del presunto agresor huido. Fue un vecino de la calle quien los alertó sobre la presencia de una persona escondida en un balcón, según relató a este periódico un testigo de la búsqueda.

El presunto agresor, con la joven fallecida. / Sur

Al verse sorprendido, el joven se levantó y respondió a los requerimientos de los agentes con amenazas de tirarse al vacío. El presunto agresor blandió un cuchillo y se autolesionó. Entonces y sin mediar más palabra, se lanzó al vacío desde unos seis metros de altura. Al caer quedó tendido en el suelo, momento en el que los agentes procedieron a su arresto. Según fuentes de la investigación, el joven malagueño tuvo que ser trasladado al hospital Santa Lucía para que le curaran las heridas que él mismo se hizo cuando iba a ser detenido. Al cierre de esta edición se encontraba ingresado con pronóstico reservado, según informaron desd la Consejería de Salud.

Algunos vecinos relataron a este periódico que Adrián S. C. ya había protagonizado algún altercado en la zona anteriormente y citaron también su «carácter violento», sin concretar más detalles.

Temas

Sucesos

Fotos

Vídeos