Cosas de la Ciusdad

Carretillas muy ruidosas

Mucha mercancía se mueve ahora con carretillas manuales que hacen ruido y causan molestias. / SUR

Quejas de los vecinos de la calle Fernán González por los ruidos que soportan a diario debido al movimiento de mercancías de la zona

José Manuel Alday
JOSÉ MANUEL ALDAYMálaga

Se quejan los vecinos de la calle Fernán González de los ruidos que tienen que soportar a diario debido al movimiento de mercancías en la zona, unos ruidos que se producen debido a que en la actualidad gran parte de las mercancías se mueven con carretillas que van empujadas por operarios y que hacen un estruendo considerable, nada que ver con la tráfico de mercancías impulsado por vehículos eléctricos como se hacía en un principio. «Cuando se inauguró el parking de Camas, el alcalde dijo que las empresas que reparten mercancías y que aparcan en el primer sótano iban a hacer el reparto con coches eléctricos para no causar ruidos que molestasen a los vecinos. Pues bien, esto ha sido así hasta hace aproximadamente un año, pues casi todas las empresas de paquetería están haciendo desde entonces el reparto usando para ello unos carrillos de mano con ruedas metálicas o de plástico duro que hacen «un ruido insoportable cuando salen y entran, especialmente cuando pasan por los varios registros con tapadera metálica que hay en la calle y que los empleados no intentan siquiera evitar», dice Antonio A., un vecino de la zona. Y como prueba de lo que cuenta envía al periódico varios vídeos en los que se puede oír a la perfección la escandalera que provocan esas carretillas.

Olivos.
Olivos.

Una situación que habría que corregir de algún modo, porque al pasar por esa calle y observar el paso de esas carretillas y su ruido se transporta uno a Mercamálaga o a cualquier otro centro de distribución de mercancías más que a una céntrica calle de la ciudad cuyos comerciantes y vecinos ya han denunciado en reiteradas ocasiones falta de limpieza y de alumbrado.

Conde de Cheste: OLivos sin podar

En la calle Conde de Cheste, una perpendicular de la calle Martínez Maldonado, hay unos olivos que según advierte un vecino de la zona están sin mantenimiento, por lo que pide que se cuiden antes de que sea tarde. «Allí junto al parque hay una sección de olivos muy bonita pero los árboles no tienen ningún mantenimiento y algunos están faltos de una poda mientras que otros están muy débiles y deberían cuidarlos antes de que sea tarde», advierte José Antonio Sánchez Guillén.

Efectivamente, esos árboles están plantados en una doble hilera en el parque existente en aquella zona y da la impresión de que no están muy cuidados, por mucho que se sepa que los olivos son de los ejemplares más duros que existen y que precisan de pocos cuidados.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos