Carnero: «La nueva economía no puede basarse en la precariedad laboral»

El consejero de Empleo, Javier Carnero, dialoga con el director de SUR, Manuel Castillo. / Salvador Salas
#ForoSUR

El consejero de Empleo afirma que no “tiene sentido” que sigan bajando los salarios cuando los beneficios empresariales suben

NURIA TRIGUERO

La Junta no va a ser “nada tolerante” con modelos de negocio basados en la precariedad laboral que dicen ampararse en la llamada economía colaborativa. “La nueva economía no puede basarse en la precariedad laboral y la competencia desleal”, ha afirmado el consejero de Empleo, Empresa y Comercio, Javier Carnero, en un foro organizado por Diario SUR con la colaboración de la Fundación Cajasol en Málaga; concretamente en el Gran Hotel Miramar.

Pero el mensaje del consejero sobre la necesidad de mejorar la calidad del empleo y subir salarios no sólo se ha dirigido a las llamadas plataformas de economía colaborativa que tienen en jaque a algunos sectores tradicionales, sino a todo el empresariado andaluz. En el nuevo escenario económico marcado por la revolución digital, Carnero ha advertido de que el aumento de la competitividad tiene que venir “por la aplicación de la innovación y de la I+D”, y no “por la reducción de costes laborales”. “No tiene ninguna justificación que el beneficio empresarial esté subiendo y los salarios bajando; eso no puede acabar bien”, ha afirmado, recordando que durante los años de crisis “todos entendimos que los salarios se congelaran” e incluso “que hubiera recortes de sueldos y medidas extraordinarias para permitir la supervivencia” de algunas compañías, pero llegados al punto en que los beneficios empresariales “vuelven a estar en positivo”, “no tiene sentido” que los salarios sigan bajando.

Más

En este sentido, Carnero ha animado a empresas y sindicatos a reactivar la negociación colectiva, que tan “perjudicada” ha resultado “por la reforma laboral”.

El consejero ha recordado las medidas para fomentar el empleo de calidad que ha impulsado su departamento. “En los dos últimos años hemos destinado más de 2.000 millones de euros a crear empleo, mientras se nos niega un plan de empleo especial para nuestra comunidad autónoma que sí tienen otras como Canarias o Extremadura. Hemos aprobado hace unas semanas un Decreto de Fomento del Empleo Industrial y Medidas de Inserción Laboral, con un presupuesto total de 308 millones, que incluirá planes de choques específicos dirigidos a desempleados mayores de 30 y 45 años; así como un nuevo programa para la contratación de jóvenes menores de 30 años”, ha resumido. “Igualmente el Servicio Andaluz de Empleo tiene previsto un plan especial para desempleados mayores de 55 años y una nueva edición del Bono Empleo Joven. Y estamos preparando una línea de incentivos a la contratación fija con un presupuesto de 50 millones, que se concretará en una ayuda de 8.000 euros por contrataciones de un mínimo de 3 años”, ha destacado.

Éste, ha afirmado Carnero, es el trabajo “urgente” que está acometiendo su consejería, con el fin de luchar contra las altas tasas de desempleo y de precariedad laboral. Pero a la vez, hay que atender a lo “importante”, que es “preparar a nuestra sociedad y a nuestros trabajadores para que se incorporen con garantías a la economía digital”. En este sentido, ha incidido en la prioridad de reformar la formación profesional, tanto la reglada como la enfocada a desempleados y trabajadores. “Hemos hecho un gran esfuerzo para poner en marcha la Formación Profesional para el Empleo; un proceso que pronto se va a completar con la incorporación de estos servicios al ámbito competencial del SAE”. A la vez, la Junta trabaja en una nueva ley de FP para adaptar la oferta formativa a las demandas del mercado labora. Fomentar el modelo de formación dual será una de sus prioridades.

Que las empresas se adapten con éxito a los cambios que marca la revolución digital es la otra gran preocupación de la consejería que dirige Carnero. “Nos preocupa y nos ocupa especialmente la transformación que tiene que afrontar el sector industrial. En función de cómo sea esta apuesta, Andalucía alcanzará un lugar u otro en el nuevo ranking económico que se está configurando”, ha afirmado. El consejero ha recordado el empeño de la Junta por elevar el peso de la industria en la economía andaluza y ha avanzado que esta rama “ha sido la rama que más ha crecido este año”. “De hecho, el peso de la actividad manufacturera se ha incrementado en más de dos puntos por encima del nivel que teníamos en el peor año de la crisis”, ha añadido, aunque reconociendo que aún queda muy lejos el objetivo de alcanzar el 18% del PIB (actualmente estamos en el 12%). En este sentido, ha recordado los incentivos que pone la Junta a disposición de las empresas andaluzas para ayudarlas en su transformación digital y ha anunciado la creación de seis espacios de innovación abierta, donde interactúen empresas tractoras de seis sectores estratégicos: el TIC, el aeronáutico, el turismo, las energías renovables, la agroindustria y la construcción.

Además, Empleo va aprobar una Estrategia de Captación de Inversiones con “objetivos ambiciosos para incrementar la inversión directa extranjera en nuestra comunidad, y en la que Málaga debe jugar un papel de liderazgo”, ha anunciado Carnero.

Pero la industria no es la única que debe afrontar un salto tecnológico. “Nos preocupa especialmente la digitalización del sector terciario”, ha afirmado Carnero, refiriéndose concretamente al sector turístico, que según ha reconocido, teniendo la fuerza que tiene en Andalucía no destaca por estar apostando con fuerza por la reconversión tecnológica. En este sentido, ha recordado que el sector público puede “empujar”, pero es el privado el que debe “tener la iniciativa”.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos