Carlos Conde: «Claro que en nuestro grupo hay debate; ¡a ver si va a resultar que eso sólo lo hacen las asambleas!»

Carlos Conde, portavoz del equipo de gobierno, con el Centro Pompidou al fondo.
Carlos Conde, portavoz del equipo de gobierno, con el Centro Pompidou al fondo. / Francis Silva

Portavoz del equipo de gobierno del PP en el Ayuntamiento de Málaga. El portavoz popular insiste en que los grandes proyectos verán la luz pero lanza un mensaje a la oposición: «El bloqueo permanente sólo consigue que la ciudad no avance»

Ana Pérez-Bryan
ANA PÉREZ-BRYAN

Asume la entrevista con toda la información preparada para hacer ver que en Málaga se ha trabajado sin descanso para poner las bases de la ciudad del futuro. Por convencimiento en primer lugar, pero también porque Carlos Conde, portavoz del equipo de gobierno popular y edil de Economía, sabe que desde la oposición ha comenzado a funcionar el ‘todos a una’ a la hora de hablar de mandato «agotado». El portavoz no esquiva la cuestión, pero también pone sobre la mesa un aviso a navegantes: en tiempos sin mayorías absolutas, todos los partidos han de ser corresponsables en el impulso a los grandes proyectos. Y caer en la deslealtad en este capítulo, avisa, «les pasará factura».

Otras entrevistas

¿Cómo afronta el curso político?

–Con la sensación de que en los dos primeros años se ha hecho un trabajo muy intenso y en el que se han puesto los cimientos de grandes actuaciones que ahora van a ver la luz. Pongo por ejemplo el contrato de parques y jardines, que es una inversión que se ve notablemente incrementada con respecto a la anterior contrata y que los malagueños van a poder constatar. Ese y otros proyectos han tenido que trabajarse en estos dos años para salvar las dificultades presupuestarias y ahora comenzarán a verse los resultados.

Pero la sensación es que hay muchos proyectos pendientes...

–Insisto en que los dos años que llevamos ha habido que gestionar contratos importantes. El procedimiento administrativo es muy exigente y hay que salvar muchas dificultades. El hecho de estar ahora en minoría obliga además a que en ese procedimiento haya un diálogo mucho mayor con la oposición, y eso introduce elementos de tiempo y de formas que todos hemos tenido que adaptar en nuestro día a día.

Limasa es el gran asunto pendiente. ¿Habrá decisión en septiembre?

–Yo confío en que la decisión sea la más acertada más allá de las cuestiones de tiempo. Si las decisiones no se toman de forma reposada cabe la posibilidad de que nos equivoquemos, pero vamos a intentar que en el menor espacio de tiempo llegue la solución para que la limpieza sea el último problema de los malagueños.

La decisión se espera en firme desde hace más de un año. ¿No cree que han tenido ya tiempo suficiente?

–Ha habido circunstancias quizás no explicadas convenientemente, y que han sido ajenas a la propia decisión del modelo. Estas circunstancias tienen que ver con la situación de ajuste presupuestario general y donde determinadas decisiones estaban condicionadas. Todo eso había que conocerlo a fondo para saber si dentro de la opción de la municipalización, que es compleja, podíamos movernos. Y parece que estamos en unas circunstancias en las que ambos modelos son factibles. Es verdad que estamos tratando de analizar las virtudes y defectos de ambas y creo que la postura ya está bastante madurada como para que el paso se dé.

¿Y cómo están gestionando ese conflicto en el equipo de gobierno, que se opone a municipalizar cuando parece que ya el alcalde está bastante convencido de ese modelo?

–Yo no hablaría de conflicto. Todos hemos coincidido en que aunque cada uno sea más proclive a un modelo u otro no se pueden tomar decisiones basadas en las posiciones ideológicas, como hace la oposición.

La oposición se queja de que aún no han visto los informes de Limasa...

–La oposición municipal, por tener, ha tenido hasta comisiones para hablar de Limasa. Yo creo que la oposición, sobre todo la izquierda, ha estado en desgastar. Creo que su estrategia es la de torpedear y enredar con el tema de la sucesión, de los frentes entre concejales...

Pero no me negará que ustedes no tienen debates y discusiones

–Claro que en nuestro grupo hay debate, y eso es sano. ¡A ver si va a resultar que los únicos que debaten son los círculos de las asambleas!

¿Y qué va a pasar con los bomberos? Siguen en huelga...

–Por parte del equipo de gobierno no se va a escatimar un euro en inversión en seguridad. Ahora bien, aquí se juega con un conflicto laboral y se trata de trasladar a la seguridad de la ciudadanía, y creo que se están mezclando las cosas. Detrás de esto hay un conflicto que surge después de una negociación con todas las fuerzas sindicales del Ayuntamiento y hubo un acuerdo por apoyar el convenio colectivo que expira el 31 de diciembre de 2017. Cuando se abra el nuevo escenario, ahí estarán las reivindicaciones de bomberos.

¿Hasta entonces no se sentarán?

–Evidentemente. Se trata de respetar lo que está pactado en el ámbito de la negociación colectiva y la ley.

Astoria, Repsol, hotel de Hoyo de Esparteros... ¿cree que podrán terminar la legislatura con algunos de estos proyectos cerrados en firme?

–El hecho de que no exista una mayoría absoluta en el Ayuntamiento nos ha obligado a todos a negociar y a ceder. Pero por ambas partes. Seguir hoy con esos planteamientos de bloqueo y del ‘no es no’ no nos lleva por un buen camino, y los malagueños además lo van a castigar. Los partidos que estén en el bloqueo tratando de erosionar al equipo de gobierno al final lo único que consiguen es que la ciudad no avance, y eso es lo que ocurre con esos temas pendientes.

¿Quiere decir que la responsabilidad de que haya proyectos sin terminar es de una oposición desleal?

–Entiendo que ha existido deslealtad en parte de los grupos de la oposición en temas de presupuestos y de ordenanzas fiscales, y también en proyectos como Hoyo de Esparteros. Habría que preguntar por qué ante un procedimiento reglado como ése se vota en contra en el Consejo de Urbanismo, donde están representados todos los grupos. ¿Qué seguridad jurídica se da a un inversor?

¿Habrá canon del agua?

–En este tema se vuelve a visibilizar que el ‘no es no’ está incluso por delante de la reflexión. Ni siquiera se había reunido el consejo de administración de Emasa cuando ya nos encontramos con declaraciones en contra de esa iniciativa. Ese canon trata de mejorar la inversión en infraestructuras, por eso no creo que se meta la mano en el bolsillo de los malagueños cuando hablamos de un canon a más de veinte años. Y además somos una de las ciudades españolas con la menor presión fiscal por habitante.

«Confío en que la decisión sobre la limpieza sea la más acertada, más allá de las cuestiones de tiempo» Limasa

«Él está funcionando a tope. Es muy autoexigente y ese nivel nos lo imprime al resto del equipo» El alcalde

¿Ha comenzado ya la negociación de los presupuestos?

–Sí. De hecho hace tres meses solicité a los grupos que mandaran propuestas, porque además de las del equipo de gobierno hay que estudiar todas las que hace el resto y eso representa un esfuerzo titánico.

Ciudadanos no parece muy dispuesto a sentarse a negociar si no se desbloquean algunos asuntos...

–Bueno, yo conozco a Juan (Cassá) y afortunadamente para la ciudad tenemos una relación de trabajo muy fructífera. Ambos entendemos que existen máximas que hay que defender en el marco de dos fuerzas políticas que han llegado a un acuerdo en el marco de la investidura.

¿Cómo ve al alcalde? ¿Aguantará hasta el fin de la legislatura?

–Él está funcionando a tope. Todos sabemos que es muy autoexigente y ese nivel nos lo imprime al resto del equipo. Es una persona a la que le gusta estar en los grandes y en los pequeños detalles, por lo tanto ay de aquél que no venga con un expediente lo suficientemente aprendido. Él ha trasladado que su compromiso está en terminar los cuatro años y creo que en el día a día está demostrando que a él lo que le importa es que los proyectos que se ponen en marcha se culminen y que se presenten como un aval de cara a las próximas elecciones.

Dígame la verdad, en sus corrillos seguro que se habla de sucesión

–Pues mire, le mentiría si le dijera que sí, porque en lo que debemos estar los miembros del equipo de gobierno es en la gestión diaria. Si nos entretenemos en esas cuitas desenfocamos lo importante, que es que el candidato del PP para las próximas elecciones se presente con el mejor de los avales.

¿No percibe que algunos de sus compañeros muestran un perfil bajo para ‘no hacer ruido’ y posicionarse mejor de cara a la sucesión?

–Bueno, es lícito que la gente piense en su fuero interno cómo puede ser el futuro equipo de gobierno tras las elecciones. Pero insisto en que la mejor garantía de estar bien posicionado es que tu gestión se vea materializada.

¿Qué le parece Elías Bendodo como candidato?

–Es un magnífico gestor. Además de amigo tengo muy buen concepto de él, aunque él es el primero que trata de apartar este debate en su condición de presidente del partido hasta mayo de 2018.

Algunos piensan que el delfín es usted: el alcalde reemplazó a Mario Cortés como portavoz para colocarlo a usted como hombre fuerte

–No, no, en absoluto. El único movimiento fue el de adaptar los mejores perfiles a cada una de las responsabilidades. Mario tiene unas virtudes que yo no tengo y yo tenía otro ámbito de gestión que por las circunstancias de ser un partido en minoría había que impulsar para tratar de no llevar los posicionamientos ideológicos a los extremos.

Fotos

Vídeos