Carlos Haya aumentará los cateterismos cardiacos un 40% con la creación de una nueva sala de hemodinámica

Imagen de la sala de hemodinámica./SUR
Imagen de la sala de hemodinámica. / SUR

Durante los cuatro meses de obras, que comenzarán el 12 de febrero, esas pruebas se harán a los pacientes en el Materno Infantil

Ángel Escalera
ÁNGEL ESCALERAMálaga

El Hospital Regional Carlos Haya incrementará un 40 por ciento las angioplastias y los cateterismos cardiacos con la creación de una nueva sala de hemodinámica que se sumará a la ya existente y que se ubicará en el servicio de cardiología. Cuando ambas estén a pleno rendimiento se harán unos 4.000 procedimientos anuales. Las obras comenzarán el 12 de febrero y se prolongarán durante cuatro meses. En ese periodo, las pruebas a los pacientes se harán en la sala de hemodinámica del Hospital Materno Infantil.

Para ello, se han reforzado los recursos de ambulancias, se ha habilitado un módulo adicional de la unidad de cuidados intensivos (UCI) del Materno, con refuerzo del personal. Para el tiempo que duren las obras se ha contratado a seis enfermeros, seis técnicos de cuidados y tres celadores. A ello se unirá el refuerzo de guardias médicas. El cateterismo es una prueba diagnóstica (entrar con un catéter hasta el corazón y hacer unas mediciones), mientras que la angioplastia es terapéutica (hinchar un balón para abrir un vaso ocluido o estrechado).

Además, se ha coordinado la atención al infarto de miocardio con los servicios de urgencias y el 061 para poder atender a los pacientes en la sala de hemodinámica del Hospital Materno durante las obras, además de contar con el apoyo de la unidad de hemodinámica del Hospital Clínico Universitario para asegurar la asistencia a todos los ciudadanos.

La unidad de hemodinámica del Hospital Regional Carlos Haya puso en marcha en 2014 un programa de tratamiento del infarto agudo de miocardio –que funciona las 24 horas del día los 365 días del año– que permite que a los pacientes que sufren un infarto se les haga una angioplastia coronaria de urgencia con un tiempo de respuesta inferior a los 30 minutos desde la activación de la alerta por parte del 061 o de los servicios de urgencias hospitalarias. El año pasado cerca de 200 enfermos se beneficiaron de esa terapia, que disminuye la mortalidad y las secuelas en el corazón.

La apertura de una segunda sala de hemodinámica de adultos en Carlos Haya es clave, ya que la cifra de cateterismos diagnósticos y terapéuticos se ha incrementado en los últimos años. El responsable de la unidad de hemodinámica y de cardiología intervencionista del hospital, Cristóbal Urbano, explicó que «el desarrollo de la cardiología intervencionista ha derivado en un aumento exponencial del número de pacientes tratados mediante técnicas percutáneas, muchas de ellas se hacen de manera ambulatoria». Actualmente, el 97 por ciento de los procedimientos coronarios se realizan con una pequeña punción en la muñeca para canalizar la arteria radial, lo que facilita la movilización precoz de los pacientes.

El proyecto de la segunda sala de hemodinámica incluye la ampliación del hospital de día. De ese modo, crecerá la disponibilidad de espacios destinados a enfermos que no precisan quedar encamados tras los procedimientos realizados en la sala de hemodinámica y que, pasadas una horas, pueden regresar a sus domicilios sin necesidad de ingreso.

La unidad de hemodinámica del Hospital Regional Carlos Haya se inauguró en 1977 y desde entonces ha llevado a cabo más de 12.000 angioplastias coronarias, con una actividad en la actualidad de casi 3.000 cateterismos al año y una previsión de más de 1.200 angioplastias anuales con las nuevas instalaciones.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos