Cárcel para los acusados de atracar a punta de pistola y catana un salón de juegos en Málaga

EUROPA PRESS

El Juzgado de lo Penal número 8 de Málaga ha condenado a cuatro hombres por atracar un salón de juegos de la capital, amenazando a los clientes y a una empleada con una pistola y una catana. Se les impone a cada uno la pena de dos años de prisión.

Los hechos sucedieron el pasado 4 de mayo. Según se declara probado en la sentencia, los acusados amenazaron de muerte a todas las personas que se encontraban en el interior del establecimiento y les obligaron a tirarse al suelo y a que les entregaran todo los objetos de valor que llevaran, dice la resolución. Dos acusados entraron primero y uno de ellos "apuntó a las víctimas" con una pistola.

Según la sentencia, comenzaron a gritar a los clientes para que se tiraran al suelo y les amenazaron diciendo que "quien se moviera le pegaban un tiro", al tiempo que solicitaban "los billetes y los móviles".

La empleada, "asustada por las amenazas", entregó la recaudación a uno de los acusados, en concreto 400 euros, mientras que otros dos "se encargaban de exigir el dinero y los móviles al resto de los presentes".

Uno de ellos "portaba todo el tiempo una catana de grandes dimensiones que esgrimía de manera amenazante tanto para compelir a las víctimas de que les entregara cuanto de valor poseyeran como para controlar desde la puerta del local que nadie pudiera escapar".

El cuarto acusado era el encargado de esperar en las inmediaciones dentro de un vehículo y fue el encargado de emprender la huida con el resto de los acusados tras hacerse con el botín.

Se les condena por un delito de robo con intimidación a dos años de prisión a cada uno, pena que el propio juzgado acuerda suspender por un periodo de cinco años, a condición de que no vuelvan a delinquir y de que paguen la indemnización que corresponda al salón de juegos.

Además, a uno de los acusados se le impone la realización de 150 jornadas de trabajos en beneficio de la comunidad también como condición a dicha suspensión, advirtiéndoles a todos de que en caso contrario "podrá acordarse la revocación del beneficio".

La sentencia se dicta con la conformidad de los acusados y de sus defensas. El juzgado aplica la circunstancia que atenúa la pena de reparación del daño, ya que previamente a la condena habían consignado 700 euros en pago de la responsabilidad civil que pudiera haber.

Fotos

Vídeos