Carballo se gana el puesto de 'poli malo' por derecho

Tras los dimes y diretes en Twitter, llegó la calma. Pérez y Cassá, en primer plano. Carballo, detrás./P. R. Q.
Tras los dimes y diretes en Twitter, llegó la calma. Pérez y Cassá, en primer plano. Carballo, detrás. / P. R. Q.
La Casona del Parque

El segundo edil de Ciudadanos lleva dos días azuzando a la oposición, primero a IU y después a Dani Pérez, al que ha llamado «populista de Podemos»

Pilar R. Quirós
PILAR R. QUIRÓSMálaga

Al poco de tomar posesión la actual Corporación municipal, la salida democrática y legalmente de las urnas del verano de 2015, esta sección dedicó un espacio al por entonces nuevo segundo edil de Ciudadanos en la Casona, Alejandro Carballo. Frente al líder Juan Cassá, que en sus principios se mostraba combativo y contestón, surgía un segundo, que tenía el patrón del yerno favorito de cualquier suegra. Sosegado, tranquilo, comedido, buenrrollista por principios. Así llevaba Carballo más de dos años hasta que, esta semana, el veranillo de San Miguel y su posicionamiento nacional-unionista frente a los independentistas de Cataluña le han enervado. La sublevación de los prudentes, que venía a decir con otras palabras el pasado lunes, tras haber seguido al milímetro las manifestaciones pro-España del domingo en Barcelona. Tras ellas, la misma noche, se enzarzó por iniciativa propia con la edil de IU-Málaga para la Gente, Remedios Ramos, porque ésta colgaba imágenes en Twitter de personajes levantando el brazo al uso fascista (un hecho anecdótico entre las decenas de miles de personas congregadas). Carballo argumentaba con ella, y Ramos seguía colgando fotos de este estilo, hasta que concluyó:«Sigue despreciando a los cientos de miles de catalanes y españoles que llenaron Barcelona y quédate con los cuatro o cien tan desubicados como vosotros». Por encima de toda la parafernalia, que no vamos a entrar si ganaron unos u otros, tiritos van y tiritos vienen –ay perdón, zascas, que es más new age– quedó patente que Carballo se hacía notar. Era inédito. El buenecito sacaba los pies del tiesto. Pero anteayer, siguió la estela, que no la estelada, y subió otro peldaño arremetiendo esta vez contra el flamante portavoz socialista, Dani Pérez, a colación de una información publicada en esta sección sobre la oportunidad que Cassá ve en Tabacalera como sede de una universidad privada con programas tecnológicos.«La última ocurrencia naranja: universidad privada en espacio público para que estudien los hijos de los ricos», afirmaba Pérez.

Saltaba de nuevo Carballo, que estos días está dejando patidifusos a los que le consideran un hombre ‘easy going’ –facilón–:«Aprenda un poquito de Borrell y no tanto populismo de Podemos. ¿Sabe lo que son las becas? ¿Sabe que pagaría un canon por estar ahí?». Pérez no le contestaba y se montaba una refriega entre los naranjas y los socialistas, con ciudadanos a favor y en contra. Pero tampoco nos importa el resultado. El tema de fondo es que el buenecito ha tornado, se ha empoderado del Lado Oscuro y se está ganando por derecho su puesto de poli malo. ¿Qué es de un grupo municipal que se precie sin este perfil esencial? Descarga al titular del mal rollo y la mala prensa y es la salsa picante que aliña los plenos. No hay nada como un malote con argumentos que dé juego.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos