Cánovas Fundación amplía fronteras

Integrantes de Cánovas Fundación junto a un grupo de alumnos italianos en su última visita a Roma. :: sur
Integrantes de Cánovas Fundación junto a un grupo de alumnos italianos en su última visita a Roma. :: sur

La entidad malagueña crea una escuela de debate en Roma, que será permanente a partir del próximo mes de septiembre

MARINA RIVASMÁLAGA

Como ocurre en cualquier empresa o proyecto, la expansión siempre es sinónimo de que algo está funcionando correctamente. Cánovas Fundación es una entidad privada malagueña, sin ánimo de lucro, que nació en 2012 con el ánimo de formar a los jóvenes en materia política, social y empresarial. Tanto ha crecido este proyecto desde su apertura que actualmente cuenta con una escuela de liderazgo así como congresos, charlas, simulaciones parlamentarias y su fuerte, la escuela de debate. Una iniciativa cuyo éxito le ha llevado ahora hasta la capital italiana, Roma.

«Ya habíamos abierto una escuela de debate antes en Madrid, pero esta es la primera vez que nos movemos en Europa», comenta el secretario general de la Fundación, Miguel Ángel Ruiz. Llevan ya dos años realizando intercambios de alumnos con el colegio Saint Leone Magno -los Maristas de la ciudad italiana- en los que los jóvenes españoles que viajan a Roma se dedican a impartir clases de debate en español a los escolares de los cursos más avanzados. «Cuando llegamos allí la última vez, cortaron las clases todas las mañanas de esa semana e impartimos nosotros unos talleres para aprender a debatir en español. Ellos tienen la nuestra como su segunda lengua extranjera, igual que nosotros aquí con el francés», señala Ruiz.

Unos talleres que figuraban como clases extraescolares allí, por las que las horas que acumulaban se convertían en créditos necesarios para obtener el título de Liceo (el equivalente al bachillerato). Un sistema similar al de las universidades españolas. «Al principio los alumnos se apuntaron como una excusa por alejarse de las clases convencionales y según pasaban los días les fueron cambiando las caras y se veía como ya iban participando todos activamente. El segundo año nos encontramos a muchos de ellos repitiendo la experiencia», argumenta el profesor de la Fundación y director de la escuela de debate escolar, Daniel Quijano, que estuvo presente.

Universitarios de la UMA serán los encargados de viajar a Roma para impartir nociones de debate en esta nueva escuela

Reconocimiento oficial

Gracias a un convenio firmado con el Ministerio de Educación italiano, los representantes de la Fundación consiguieron que esta novedosa actividad fuera reconocida de forma oficial en el colegio, aunque ahora buscan dar un paso más. «En el convenio figura que, a partir de septiembre, vamos a estar allí de forma permanente. Lo haremos enviando a una o varias personas para que den clases en el colegio como ayudantes y, por las tardes, impartiremos las clases extraescolares de debate», explica Ruiz.

Uno de los puntos que más llaman la atención es que los que imparten las clases son los propios universitarios malagueños. Sara Martín, que cursa Traducción e Interpretación, fue una de ellas. «Estuve allí dos meses de auxiliar junto a la profesora de español y en poco tiempo ya empecé a impartir yo las clases de debate», recuerda. Y explica: «Les daba las nociones básicas, cómo funcionan los equipos, cuál es el papel de los introductores... A la docente le encantaba porque era una forma de que se animaran a hablar en nuestro idioma. Al final me sorprendió que todo el mundo quería dar su opinión y todos querían participar en el debate que creábamos», se sincera la estudiante, que, a partir de septiembre, dará el relevo a su compañera, estudiante de Educación Primaria, Cristina Ríos. Ella será la primera en empezar con la escuela permanente. «Tendré algo más de trabajo que Sara, pero enseñar a los demás siempre resulta gratificante», comenta.

Y no sólo los españoles parten para Roma, sino que también a los italianos se les da la oportunidad de venir a España para participar en los torneos de debate que organiza Cánovas, como ya sucedió en marzo de este año, cuando cuatro alumnas formadas por Sara participaron en el campeonato nacional. «Estaba nerviosa por ellas porque no sabía si les costaría demasiado defenderse en otra lengua, pero nos dimos cuenta de que, ya en el primer debate, dieron muy bien la cara», recuerda. Tan bien se les dio que llegaron incluso a cuartos de final del torneo.

El caso de Carmen O'Nise es algo diferente. Ella acabó la carrera de Económicas en Italia y lleva varios meses en España de prácticas con la Fundación y asegura que el debate ha cambiado su forma de pensar. “Es la primera vez que oía hablar de esta actividad, de escuela de debate, de liderazgo... Allí no es común nada de esto. Pienso que es algo muy útil para los jóvenes, es un estímulo para ellos», explica. Y añade: «Con este tipo de actividades, la gente consigue concienciarse más de lo que pasa día a día en la política, en los problemas sociales... Creo que es lo que necesitamos en esta sociedad», se sincera la italiana, que se ha propuesto como objetivo llevar el debate a su país y fomentarlo allí, incluso, en el ámbito universitario. Ella es sólo un ejemplo de lo que Cánovas está consiguiendo fuera de nuestras fronteras y de lo que está por venir de seguir cumpliendo con sus próximas metas.

Fotos

Vídeos