Los camiones cuba llegan al pleno de Diputación

Los camiones cuba llegan al pleno de Diputación

El PSOE exige que la institución se haga cargo de la carga económica que representa el suministro para los pequeños municipios y el equipo de gobierno insiste en que las ayudas llegarán “si se hacen las cosas bien”

Ana Pérez-Bryan
ANA PÉREZ-BRYAN

Los problemas de sequía que desde hace semanas amenazan en firme no sólo los acuíferos de los pequeños municipios de la provincia, sino también a sus arcas municipales, han comenzado a ocupar ya buena parte del debate político. El último de los escenarios en el que se abordará esta cuestión será el salón de plenos de la Diputación Provincial, que mañana celebra sesión ordinaria pero que ya hoy, en las comparecencias previas de los grupos, ha comenzado a fijar las posturas de unos y otros en esta materia.

La discusión, en este caso, la ha puesto sobre la mesa el grupo socialista, cuyo portavoz, Francisco Conejo, ha comparecido acompañado de tres de sus alcaldes (Archidona, Fuente de Piedra y Colmenar) para dar a conocer la problemática a la que se enfrentan desde hace semanas estos municipios: a saber, una situación de sequía que necesita ya de la contratación de camiones cuba para el suministro de agua potable a los vecinos y cuyo coste tienen que asumir, al menos en una primera etapa, los propios ayuntamientos. Las cantidades no son nada menores, sobre todo teniendo en cuenta la limitada capacidad presupuestaria de estos consistorios y que representa, en el caso de Fuente de Piedra, 1.200 euros a la semana; en el caso de Archidona, 4.500 y en el de Colmenar, 14.400 euros cada siete días. El hecho de que los alcaldes de estas localidades deban liberar de sus cuentas este coste se ha convertido en un motivo de queja por parte de Conejo, quien ha exigido al equipo de gobierno de la Diputación las medidas necesarias “para socorrerles desde el punto de vista técnico, económico y material). Y a pesar de que el portavoz de los socialistas ha insistido en que su propuesta está articulada en “términos constructivos”, su petición ha indignado profundamente al vicepresidente de la Diputación, Francis Salado, que en su turno de palabra ha arremetido duramente contra Conejo “por echar por delante a sus alcaldes y utilizarlos para un ataque político cuando saben que nosotros nos estamos encargando de estos temas”.

“Encargarse de estos temas” implica, a juicio de Salado, el pago de todas estas cantidades que necesiten los municipios de menos de 20.000 habitantes en concepto de suministro “siempre que se hagan las cosas bien y que el procedimiento se ajuste a la Ley de Subvenciones”. “El año pasado lo hicimos a través de una subvención y los ayuntamientos que se cumplieron con los requisitos lo tuvieron financiado al 100%. Y este año ya hemos explicado cómo tiene que hacerse para que no haya problemas”, ha destacado Salado, que ha aprovechado para recordar que “en materia de infraestructuras los únicos que estamos haciendo cosas somos nosotros (Diputación).

En este escenario, los populares contemplan con cierto malestar que el grupo socialista quiera promover una discusión en pleno cuando “estamos trabajando para solucionar el problema”; aunque no parece verlo así Conejo, quien insiste en que a pesar de todo “se tienen que agilizar los trámites”.

En el caso concreto de los alcaldes socialistas que esta mañana han comparecido junto con el portavoz socialista, tanto el de Fuente de Piedra, Francisco Hidalgo, como el de Colmenar, José Martín García, han confirmado a SUR que ambos solicitaron esa subvención el pasado año, aunque con suerte dispar. En este sentido, el primero pidió una ayuda de 20.000 euros que le fue concedida y este año esa cantidad la estima en unos 30.000; mientras que Martín García ha admitido que la petición de 30.000 euros que cursó el año pasado no fue admitida “porque la intervención consideró que había doble financiación y puso un reparo técnico”. Es decir, que los camiones cuba fueron vertidos directamente en los depósitos municipales y no suministrados directamente a los vecinos. En este sentido, y a falta de conocer los detalles del debate de mañana, ambos han confirmado que la disposición del equipo de gobierno para solucionar estos problemas es “buena”. Así lo ha destacado el regidor de Colmenar, quien se reunió a principios de verano tanto con el propio Salado como con el director general de la Oficina de Atención al Alcalde, Antonio Jesús López Nieto, y que “nos hicieron saber que ese compromiso era firme”.

Más allá de esta discusión política sobre el agua, el equipo de gobierno popular se tendrá que enfrentar también a la cruzada que ha comenzado el grupo de Ciudadanos con respecto a la política de contratación en la institución supramunicipal. Lo avanzaba también esta mañana el portavoz del partido naranja, Gonzalo Sichar, que pide en su moción urgente que se “paralice el proceso selectivo” hasta que no se apruebe el reglamento sobre las bolsas de trabajo. En esencia, Sichar se basa en un informe que el interventor publicó en julio en el que se confirmaba -según C's- que “la política de contratación en Diputación roza el fraude”. “Creemos que la Diputación ha sido una agencia de colocación y no vamos a ser cómplice de eso”, ha destacado Sichar, cuyo grupo defiende un procedimiento basado en la oposición “pura” frente al concurso-oposición que aplica el equipo de gobierno y en el que tiene un peso específico, además del examen, la experiencia previa en una administración pública. Esta vía permite, a juicio de Ciudadanos, que “el PP coloque a los suyos”, una apreciación que también ha tenido respuesta por parte de Salado: para el vicepresidente de la Diputación, “ambos procedimientos son absolutamente legales, y de hecho el concurso-oposición se utiliza en la mayoría de las administraciones”. Sobre el requisito de que esa experiencia previa pese un 30% en la nota final, Salado ha admitido que es legítimo porque “así podemos dar estabilidad a los interinos que llevan años trabajando para la institución”.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos