Camas: una plaza almacén de obras

Las vallas con materiales copan buena parte de un lateral de la plaza Enrique García-Herrera.
COSAS DE LA CIUDAD

José Manuel Alday
JOSÉ MANUEL ALDAY

Se quejan los comerciantes de la plaza de Camas que ésta sirve para todo, pero para nada que resalte este céntrico enclave como se merece. Y es que dicen que este espacio no se cuida debidamente. «Ahora mismo un lateral de la plaza está ocupado por unos vallados que han puesto para distintas obras, entre ellas las que han comenzado en la contigua calle San Juan». «Un punto donde se almacena el material de las obras», dice un comerciante de la zona. Pero es que hay más. «También hay un espacio para las obras de otro inmueble de los alrededores, a lo que hay que sumar el vallado propio del edificio que se ha construido en la esquina con la calle Marqués. En definitiva, que esto es utilizado como un lugar para almacenar todo tipo de materiales sin darle el sentido que debería tener esta plaza como céntrico punto de encuentro».

A esto se le suma las quejas de vecinos por la falta de sombra, la oxidación de los maceteros o la ausencia de vegetación, entre otras cosas.

Hay que recordar que los comerciantes se han quejado en más de una ocasión porque consideran que se trata de una plaza que ha sido improvisada y a la que no se le está sacando el provecho que debiera, estando como está en un punto tan céntrico de la ciudad y a unos metros del mercado de Atarazanas, un enclave que en los últimos años, y sobre todo tras su reforma, ha cobrado un importante auge y es un punto de visita obligado para los visitantes, y de ineludible atractivo para los malagueños como mercado central y por su creciente ambiente como zona de restauración.

Tapa del registro rota.

Calle Antillas: tapadera en mal estado

En la esquina de calle Antillas con la calle Baltasar Gracián, en el sector de la carretera de Cádiz, hay un registro cuya tapadera se encuentra en muy mal estado, según advierte un vecino de la zona, quien teme que si no se arregla pronto «algún día ocurra una desgracia».

«Ya lo hemos comunicado a una patrulla de la Policía Local , y ellos le pusieron un precinto que a los pocos días desapareció», dice este ciudadano.

Por cierto que el boquete que había en una acera de la calle Ferrándiz y que también suponía un peligro para las personas que transitaban por allí, entre ellas muchas personas mayores y niños de los colegios próximos, ya ha sido reparado por los servicios municipales.

Fotos

Vídeos