Cosas de la Ciudad

Camas, una plaza sin alma

Vista de la Plaza de Enrique García-Herrera, conocida popularmente como Plaza de Camas./J.M.A.
Vista de la Plaza de Enrique García-Herrera, conocida popularmente como Plaza de Camas. / J.M.A.

La Plaza de Enrique García-Herrera, sobre el parking de Camas, es un enclave que parece gafado

José Manuel Alday
JOSÉ MANUEL ALDAY

Las plazas de las ciudades suelen ser el centro de la vida urbana. En ellas se concentran por lo general actividades diversas, ya sean sociales, comerciales o culturales. Al ser lugares de encuentro, también suelen albergar actividades lúdicas y festivas. La Plaza de Enrique García-Herrera, sobre el parking de Camas, de ahí que sea más conocida como Plaza de Camas, no parece encajar en ese perfil de espacio público. Nada de extrañar si se tiene en cuenta que ha sido una plaza hecha a retazos, con modificaciones de su proyecto inicial que la han dejado como está en la actualidad. Enrique Ledesma es un vecino de la zona que piensa eso mismo. «Yo sigo ‘r que r’ con la Plaza de Camas. Ha acabado otra feria y la mencionada plaza ha sido marginada nuevamente. Ni el agua pulverizada prometida, nada de nada en navidad y ‘cero patatero’ en feria. Un enorme espacio infrautilizado que principalmente se usa como zona de desecación de perros. ¿Qué le pasa al Ayuntamiento con esta plaza. ¿Por qué sí en la de la Constitución, en la del Obispo, en la de San Pedro, en la de Las Flores y no en la de Camas?», se pregunta este ciudadano. «A ver si alguien del ‘excelentísimo’ me saca de dudas», concluye.

Jardineras y charcos.
Jardineras y charcos. / J.M.A.

Y es que hay que recordar que se trata de un enclave que parece gafado, un espacio amplio en el que se instalaron los puestos del mercado mientras se remodelaba el recinto de Atarazanas y cuyo proyecto arrancó con mal pie, pues no hay que olvidar que el diseño inicial no gustó al carecer de sombras y disponer de unos enormes maceteros que hacían de bancos. De esta forma, la inversión inicial de 820.000 euros se disparó finalmente hasta los 1,3 millones de euros tras una nueva reforma en la que se instalaron un parque infantil, un par de pérgolas para proteger del sol y nuevas jardineras. Las mismas que son utilizadas ahora por los perros para hacer sus necesidades.

San Juan de Dios: una maleta junto al cristo

Maleta abandonada.
Maleta abandonada.

La feria acabó para pena de unos y alegría de otros, sobre todo de los residentes en el Centro de la ciudad, aunque este año la afluencia de gente a la feria del Centro ha sido menor que otros años, según los datos que ha facilitado el Ayuntamiento. Los restos de las ‘batalla’ de estos días se podían apreciar ayer en algunos rincones del Centro Histórico. Y también imágenes curiosas, como una maleta junto al Cristo que hay en la plazuela de San Juan de Dios, cerca de la calle Mártires. Las personas que pasaban ayer al mediodía por allí no podían dejar de sorprenderse al contemplar una maleta en ese lugar. Aunque quizás no sea tan sorprendente. Con tanto apartamento turístico como hay, eso ya no es de extrañar.

Fotos

Vídeos