Calle Velarde: entorno del convento sin uso

Latas, papeles y cartones junto a un muro exterior del convento.
COSAS DE LA CIUDAD

José Manuel Alday
JOSÉ MANUEL ALDAY

El estado de abandono que hay en el entorno del Convento de la Trinidad es proporcional al abandono del mismo convento y de su proyecto, que recordemos lleva más de una década sin que la Junta de Andalucía le haya dado el uso que se merece a un inmueble de tanto valor histórico como artístico. Suciedad de todo tipo y vegetación salvaje y seca se dan la mano cuando se recorre la calle Velarde, algo de lo que se queja una vecina de aquella zona, que envía un vídeo al periódico en el que se aprecia de forma bien elocuente el estado de suciedad de ese lugar. «La calle Velarde lleva mucho tiempo abandonada, hay ratas por toda la calle, basuras y heces de animales», dice. Un panorama que se percibe nada más subir esa calle por la acera de la izquierda desde la avenida de Barcelona. Traspasados los primeros metros, y tras superar varias viviendas, entre las calles Cesáreo Martínez y Pedro Marcolain encontramos un solar rodeado de una valla de alambre que aparece rota en algunos puntos y en cuyo interior, además de abundante vegetación, hay todo tipo de basuras. Más oculto a la vista se encuentra otro solar, este en la calle Covarrubias, a la espalda de la parroquia de la Santísima Trinidad, donde también hay una densa vegetación y basuras junto a un bloque de viviendas.

«Aparte de que la empresa de limpieza ponga solución, los vecinos debemos tomar conciencia de cuidar nuestras calles, porque me entristece ver esto en Málaga», dice esta ciudadana que se dirige al periódico con el ánimo de que los responsables de limpieza se hagan cargo de la situación existente en aquella zona, y también con el deseo de que los vecinos contribuyan al mantenimiento del lugar sin arrojar basuras y recogiendo los excrementos de sus perros, pues en la acera aparecen sin recoger. La presencia de latas y demás desperdicios en los alrededores de algunas papeleras es otro claro ejemplo de esos comportamientos nada cívicos a los que se refiere esta vecina, quien espera que ese lugar sea limpiado y desea que ese enclave mejore con el proyecto que está aún por llegar y que defina de una vez por todas el uso del antiguo Convento de la Trinidad, cuyo deterioro, pese a estar catalogado como Bien de Interés Cultural, y que ha obligado a la Junta a varias actuaciones urgentes para evitar que se venga abajo, parece contagiar al resto del entorno.

La Junta ha anunciado recientemente que iniciará en octubre próximo un nuevo intento de dar uso al Convento de la Trinidad. Habrá que ver si esta vez va en serio. Porque desde hace 12 años el inmueble se sigue deteriorando a la espera de un destino definido.

Pasaje Esperanto: mantenimiento de unas plantas

Entrando al Pasaje Esperanto por calle Hilera hay un alcorque con unas plantas que según Mari Carmen Infante, «nunca en años han sido cuidadas». «¿Qué esperan nuestros políticos, que se pudran y nos pongan más cemento?», se pregunta.

Calle Bolivia: paso limitado

En la calle Bolivia las plantas de una vivienda ocupan parte de la acera, y los vecinos tienen dificultad para pasar por allí, por lo que piden al propietario de la vivienda que las pode.

Fotos

Vídeos