Unas obras como regalo de Navidad

Aspecto de la calle San Juan durante las obras. /Ñito Salas
Aspecto de la calle San Juan durante las obras. / Ñito Salas

Comerciantes de San Juan esperan que la mejora de la calle incentive las ventas

Juan Soto
JUAN SOTOMálaga

Los comerciantes de la calle San Juan se han aferrado a las obras de la calle como su particular regalo de Navidad. Pese a los inconvenientes que produce una actuación de este tipo, los empresarios que ahora soportan a los obreros esperan que el nuevo pavimentado de la vía incentive las ventas. Ymás después de sufrir una crisis que les ha dejado tiritando.

Los empresarios piden celeridad a los operarios que pavimentan la vía para evitar una caída mayor del consumo antes de que llegue diciembre

Aunque con tres meses de retraso, los empresarios se toman los trabajos con relativa filosofía y sólo piden que se aceleren los plazos. Francisco Criado, responsable del bar Framil, lamenta que desde que comenzaron las obras han perdido muchos clientes. Aunque entiende que los trabajos eran necesarios y que ese es el precio que tienen que pagar, se queja de que los operarios no miran por el resto de los comercios. «Cuando se ponen a trabajar cortan el paso y no dejan entrar a nadie, por lo que nosotros lo sufrimos», dice.

Este profesional, que tiene el bar justo en la entrada de la calle por Cisneros, recuerda que llevan tres años esperando esa obra, y que ha llegado cuando ya nadie confiaba en ella. «En feria nos dijeron que iban a empezar los trabajos, como ya nos habían dicho tantas veces, por lo que es una buena noticia que ya estén en marcha».

Más preocupado se muestra Rafael Rubiño, propietario de la droguería que hay junto a la iglesia de San Juan y para el que sólo han dejado un pequeño pasillo de paso. «Las ventas han bajado un 90%», se queja. Explica que nadie pasa por la calle desde que comenzaron los trabajos y que todos los vecinos utilizan ahora otras calles para pasear por el Centro. «El que tiene que venir aquí, se lo piensa mucho», dice con cierta preocupación.

Acceso cortado.
Acceso cortado. / Ñito Salas

Los trabajos de reforma de la calle fueron adjudicados el 29 de diciembre del año pasado a Emin, Obras y Servicios, por un importe de 329.287 euros, y se han retrasado en diferentes ocasiones. Inicialmente, la Gerencia Municipal de Urbanismo optó por cambiar parte del tipo de piedra que iba a emplear para el suelo y tuvo que esperar el visto bueno de la delegación provincial de la Consejería de Cultura; y posteriormente porque los comerciantes se negaron a aceptar los trabajos hasta que se les garantizara que se iba a parar en Navidad.

Sobre este asunto, Alberto Hinojosa, de la zapatería Hinojosa, lamenta que «los obreros van a lo suyo y les da igual que haya comercios abiertos». Aunque de momento no está sufriendo las obras –que se concentran en los dos extremos de la calle–, sí cree que se deberían acometer los trabajos haciendo el menor daño posible. «Tenemos que seguir viviendo», dice. Igualmente considera que deberían estar trabajando más obreros para ir más rápido y hacer el menor daño posible. «Para nosotros lo peor vendrá a principios de año, que será cuando levanten nuestra parte de la calle».

Los trabajos empezaron en octubre y tienen un plazo de ejecución de tres meses

Las obras para renovar el pavimento de la calle San Juan comenzaron el 4 de octubre después de que el Ayuntamiento recabara los últimos permisos de la Consejería de Cultura y acordara con los vecinos y comerciantes de la zona que los trabajos pararán el 1 de diciembre para no perjudicar la campaña navideña de ventas. Los trabajos tienen un plazo de ejecución de tres meses.

Fotos

Vídeos