Una calle estercolero

Muebles, sofás y colchones tirados en la calle Bodegueros./
Muebles, sofás y colchones tirados en la calle Bodegueros.
COSAS DE LA CIUDAD

La calle Bodegueros ofrece una imagen lamentable debido a la existencia de basuras alrededor de las cubas metálicas que hay en esta calle. Según denuncia un ciudadano, «la calle está prácticamente impracticable por el exceso de restos de basura fuera de las cubas desde hace más de una semana». Añade que la pasada noche «recogieron lo poco que había dentro de las cubas dejando la calle como aparece en las imágenes». Una situación de la que ya nos hemos hecho eco en más de una ocasión y que se repite de forma habitual en esa calle y en otras del polígono del entorno del Camino de San Rafael, enclave industrial que hoy en día ya forma parte del casco urbano y en el que permanecen algunas empresas que mantienen su actividad en un entorno lamentable. En la zona hay naves abandonadas, algunas de las cuales han sufrido incendios en los últimos años, como el sucedido en un inmueble situado en el número 18 de la calle en el que no hubo que lamentar daños personales, aunque el fuego originó una densa columna de humo debido a que almacenaba material de fontanería y PVC.

Según vecinos de la zona aledaña es frecuente ver a particulares y a empleados de empresas ubicadas en la zona llegar en vehículos y arrojar a los contenedores metálicos instalados a lo largo de la calle todo tipo de objetos, entre ellos escombros, sofás o televisores convirtiendo la calle en un estercolero a la vista de cuantos por allí pasan. Además se quejan de que los pinchazos de las ruedas de los vehículos son muy frecuentes debido a los escombros y los cristales que hay alrededor de los contenedores, de ahí que reclamen una limpieza a fondo de toda la zona.

Basuras junto a un edificio en Casas de Campos.
Basuras junto a un edificio en Casas de Campos.

Casas de Campos: unos contenedores insuficientes

En la calle Casas de Campos, en el Soho, se amontona basura de los restaurantes del entorno y demás establecimientos contra las fachadas de edificios de viviendas, según indica un ciudadano, quien manifiesta que «sería conveniente ampliar los contenedores y colocarlos donde no afeen tanto». Precisamente los contenedores soterrados están pensados para que no se vean las basuras, aunque en muchos casos el efecto conseguido es exactamente el contrario, bien porque son insuficientes para tantos desechos de los negocios como hay en la ciudad o porque no se vacían con la frecuencia necesaria.

El mismo ciudadano da cuenta de que en la misma calle «alguien ha talado un naranjo para poder abrir sus toldos», algo que no se puede hacer y que de tener conocimiento el Área de Parques y Jardines abriría el correspondiente expediente y conllevaría una sanción. «El mantenimiento de la calle, los árboles y los contenedores se pagan con el IBI de los vecinos», termina diciendo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos