La calle de Cerrado de Calderón que se hundió por la tromba de febrero reabrirá al tráfico en un mes

Socavón en la calle tras la tromba de febrero. / F. Silva | Ñ. Salas

El socavón de 52 metros se produjo en una de las arterias de la urbanización, obligando a los vecinos a dar grandes rodeos para desplazarse

FRANCISCO JIMÉNEZMálaga

La huella de la tromba que la madrugada del 19 febrero se cebó con los distritos Este y Centro de la capital aún sigue latente en Cerrado de Calderón, donde cuatro meses y medios después de que la tierra se tragara 52 metros de calzada todavía sigue inutilizada una de las principales arterias de esta urbanización en la que residen unas 15.000 personas. Aunque hay voces críticas entre los vecinos por el enorme rodeo que el corte de la calle Los Flamencos obliga a dar o por el cambio de itinerario de los autobuses de la EMT, la realidad es que los trabajos marchan según el calendario previsto y podrían estar listos en un mes, según los cálculos de la Gerencia Municipal de Urbanismo.

Tras levantar el muro e instalar las canalizaciones, sólo queda terminar el firme

Tras las labores de estabilización del terreno que se acometieron para que el enorme talud no fuera a más, momento a partir del cual pudieron volver a sus casas (a finales de marzo) las tres familias del edificio colindante que fueron desalojadas, los trabajos se centraron en volver a levantar el muro y construir de nuevo toda la calzada.

La pared de hormigón ya ha sido construida y la red de canalizaciones (agua, teléfono, electricidad,...) está terminando de ser instalada, por lo que lo único que quedaría es terminar de rellenar el firme y asfaltar. «Aunque pueda parecer lo contrario, la realidad es que vamos más avanzados de lo que pensábamos. Las empresas de servicios como la luz o el agua han trabajado casi de forma simultánea y eso nos ha permitido acortar los plazos, así que una se asiente el firme y se revise que todo está correcto se podrá reabrir la calzada al tráfico», explica el concejal de Ordenación del Territorio y Vivienda, Francisco Pomares, quien sin querer comprometerse a dar una fecha sí que garantiza que «este verano se terminará todo». De momento, a los residentes sí que se les ha anunciado que las obras estarán listas no más allá de comienzos de agosto.

Obras en la zona. / F. Silva | Ñ. Salas

Unos plazos que los vecinos de la zona esperan como agua de mayo. «Es una faena, porque tenemos que dar un rodeo grandísimo para llegar a nuestra casa. No sé cuántos kilómetros de más habremos hecho en estos meses ni cuántos atascos habremos sufrido, aunque ahora que no hay colegio los problemas son menores», comenta Montserrat Pérez. «Es una calle muy importante y su hundimiento ha provocado muchas molestias, no sólo porque es por donde pasaba el autobús, sino también por los colegios y por el tránsito continuo de vecinos que ahora tenemos que dar más vueltas por toda la urbanización», afirma la presidenta de la Asociación de Vecinos de Cerrado de Calderón, Ana Vigar, quien advierte que cuando terminen los trabajos en calle Los Flamencos habría que actuar en otros viales que han quedado deteriorados por asumir el paso de vehículos pesados, como la calle Andaluces.

En cuanto al ritmo de los trabajos, asegura no tener queja. « Tengo la obra a lado y no han parado de trabajar ni un solo día», remarca Vigar. Eso sí, aprovecha para pedir al Ayuntamiento una repoblación del muro para minimizar su impacto y el arreglo de la zona del parque donde han tenido que entrar los camiones.

Fotos

Vídeos