Brutal agresión a una mujer y a su hija discapacitada en el asalto a su domicilio en Málaga

El despliegue policial se mantuvo ayer en La Virreina./Ñito Salas
El despliegue policial se mantuvo ayer en La Virreina. / Ñito Salas

La policía investiga si la joven, a la que encontraron maniatada en el dormitorio y herida de gravedad, fue también agredida sexualmente

JUAN CANO y ALVARO FRÍASMálaga

Los gritos de las víctimas se escuchaban desde la calle. Unos vecinos los oyeron y avisaron a la policía. Al llegar, los agentes encontraron una escena dantesca. Dos mujeres, madre e hija, maniatadas, amordazadas y gravemente heridas dentro de uno de los dormitorios de la casa. Habían recibido una brutal paliza por parte de unos individuos que asaltaron su vivienda, en Málaga capital. Los investigadores buscan a dos hombres que, según las primeras pesquisas, podrían ser extranjeros, sin descartar que hubiera algún cómplice esperándolos fuera.

Los hechos sucedieron durante la madrugada del jueves al viernes en La Virreina, adonde acudieron numerosas patrullas de la Policía Local y de la Nacional tras recibir el aviso sobre las 4.00 horas por un posible robo violento en un domicilio. Los asaltantes habrían accedido a la urbanización por un hueco roto de la valla que la rodea y, posteriormente, entraron en la casa –un bajo– tras forzar la puerta que da a la cocina. Sorprendieron a las moradoras, de 37 y 75 años, mientras dormían.

Según la investigación, los delincuentes golpearon a las víctimas y las inmovilizaron con prendas de ropa para, posteriormente, seguir pegándoles con un objeto contundente. Al parecer, registraban cada rincón de la casa en busca de objetos de valor. No en vano, cuando llegaron los agentes, el interior de la vivienda estaba revuelto. Aunque se desconoce el botín, parece que pudieron llevarse algo de dinero. La policía no descarta por ahora ninguna hipótesis sobre el móvil del suceso.

Lugar por el que entraron los asaltantes.
Lugar por el que entraron los asaltantes. / Ñito Salas

Las mujeres presentaban numerosos traumatismos y contusiones, aunque fue la hija, que sufre una discapacidad psíquica, la que se llevó la peor parte, ya que recibió al menos cinco golpes en un objeto contundente (le colocaron una prenda de ropa sobre la cabeza), causándole un fuerte traumatismo craneal y una lesión muy grave en un ojo. Además, se investiga si fue víctima de una agresión sexual durante el violento ataque. Fuentes sanitarias confirmaron que se activó el protocolo ante casos sospechosos de delitos contra la libertad sexual. No obstante, la primera asistencia sanitaria se centró en estabilizarla, al igual que a su madre, que ingresó en el Hospital Carlos Haya con contusiones y un corte en el cuello. Según informó ayer la policía, aunque las lesiones son de consideración, no se teme por la vida de ninguna de las dos. De hecho, la progenitora recibió ayer mismo el alta médica.

Salvando las distancias, el caso recuerda a los violentos asaltos a viviendas que han tenido lugar en Murcia, donde una banda de atracadores irrumpió en tres chalés durante la madrugada del lunes y, en uno de ellos, agredieron sexualmente a una mujer en presencia de su marido.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos