45 bomberos fuera de servicio no cogieron el teléfono para incorporarse al operativo

La Fiscalía ya ha derivado al juzgado la situación similar registrada en junio al ver indicios de delito por abandono del servicio público

F. JIMÉNEZ MÁLAGA.

El conflicto laboral que desde finales de 2016 mantienen los bomberos de Málaga con el Ayuntamiento vivió ayer un nuevo episodio después de que el concejal de Seguridad, Mario Cortés, volviera a poner en tela de juicio la actitud de funcionarios que estaban de descanso por no responder a las llamadas para que se incorporaran al operativo puesto en marcha por la coincidencia de tres incendios casi simultáneos (Churriana, Carlinda y el de la nave del polígono Villa Rosa) que obligó a activar parcialmente el plan de emergencias. Según el informe emitido por el jefe de guardia, se hicieron 61 llamadas para movilizar a efectivos, de las cuales no se obtuvo respuesta a 45. Tres sí que se sumaron, mientras el resto argumentó distintas causas justificadas para no acudir.

Esta misma circunstancia ya se produjo el pasado 27 de junio (cinco incendios), cuando de los 61 bomberos a los que se telefoneó sólo se incorporó 1, mientras 42 no sólo no cogieron el teléfono sino que ninguno de ellos devolvió la llamada. El Ayuntamiento puso estos hechos en conocimiento de la Fiscalía, que tras analizarlos, ha dado traslado al juzgado para que profundice en la investigación al considerar que podrían ser constitutivos de sendos delitos contra la Administración Pública como son el de abandono del servicio público o el de denegación de auxilio. Según el Código Penal, cada uno de estos delitos pueden conllevar hasta dos años de suspensión de empleo y hasta un año de multa por una cuantía que oscila entre los 2 y los 400 euros diarios.

Servicios mínimos

El edil expuso ayer que ante situaciones de emergencia sobrevenida como la del sábado se procedió a movilizar a la plantilla que estaba fuera de servicio, pero «sin respuestas positivas, lo cual supuso el incumplimiento del protocolo establecido para estas situaciones en el decreto de servicios mínimos». En este sentido, cabe reseñar que el documento que fijó el personal necesario durante la huelga iniciada (aunque no secundada) a mediados de marzo indica que en caso de que se produzca una situación extraordinaria (incendios en naves, activación del Plan de Emergencia por fenómenos atmosféricos o cualquier otra incidencia) se podrá actuar requiriendo los refuerzos de personal que sean necesarios para afrontar dicha situación.

Por su parte, desde el comité de huelga respondieron ayer que la activación del plan fue innecesaria porque «no era tan grave». «El suboficial de guardia al mando de la intervención comunicó a la sala del 080 que la situación estaba controlada y que no hacía falta solicitar apoyos», precisaron los bomberos que añadieron que pese a ello «la Jefatura del servicio pidió ayuda a otros municipios y activó el Plan».

En cuanto a la respuesta de los bomberos que estaban sin servicio, «fuera de la jornada laboral no podemos estar pendientes constantemente del teléfono. Si faltaron bomberos quizá fue porque los servicios mínimos impuestos por el alcalde se quedaron cortos», apuntaron, recordando que los bomberos solicitaron que fueran más altos. En este sentido, incidieron en que la plantilla actual es «insuficiente» y en que «falta un reglamento que regule estas circunstancias». Por esa razón, concluyen en su comunicado que «el consistorio habla de problema sindical cuando el problema es organizativo».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos