Los bomberos de Málaga: un año de conflicto sin el más mínimo avance

Los bomberos celebraron ayer una asamblea informativa./Fernando González
Los bomberos celebraron ayer una asamblea informativa. / Fernando González

La plantilla volverá a concentrarse el día 21 ante el Ayuntamiento para reivindicar mejoras en el servicio y en sus condiciones laborales

Francisco Jiménez
FRANCISCO JIMÉNEZMálaga

El próximo día 29 se cumplirá un año del conflicto laboral existente en el Real Cuerpo de Bomberos de Málaga sin que a corto plazo se pueda atisbar una solución a sus reivindicaciones de mejorar la calidad del servicio y sus condiciones de trabajo. Y sin que a día de hoy se haya iniciado una negociación con el equipo de gobierno para acercar posturas. «El resumen del año es que hemos avanzado cero», se lamenta un portavoz de los bomberos. El ambiente llevaba caldeado desde el otoño por el devenir de la negociación de un acuerdo de funcionarios que no respaldaron los dos sindicatos que representan a la inmensa mayoría de efectivos (SAB y CC OO), pero esa tensa calma que se palpaba con la aparición de banderas pirata en las torres de los parques y con pintadas en paredes y camiones acabó estallando en vísperas de la Nochevieja a raíz de la modificación de los turnos y el cambio de destino de algunos funcionarios.

Los bomberos de la capital se plantaron y apostaron fuerte exigiendo, como primera medida, la destitución del inspector jefe. Y a partir de ahí, negociar mejoras que se resumen en las tres 'R': un nuevo reglamento que actualice el vigente desde 1959, la reducción de una jornada laboral que con 1.822 horas anuales es la más alta del país y la reclasificación profesional del grupo C2 a C1 para tener la categoría de bomberos especialistas como establece la Ley de Emergencia de Andalucía para así equipararse, también económicamente, al resto de profesionales de la región.

En este tiempo han ganado apoyo ciudadano y de numerosos colectivos que les han acompañado en varias manifestaciones (una de ellas contó con la presencia del líder de Podemos, Pablo Iglesias). Además, desde marzo permanecen en huelga indefinida aunque en la práctica no la hayan secundado, a una treintena de efectivos se les ha abierto expediente por distintos motivos y otros 60 han tenido que declarar en los juzgados porque estando de descanso no cogieron el teléfono cuando fueron requeridos al originarse cinco incendios simultáneos.

En cuanto a sus reivindicaciones, la realidad a día de hoy es que José Cruz sigue al frente del Cuerpo, la plantilla continúa sin tener el cambio de categoría ni se ha abordado un recorte de la jornada laboral porque ambas cuestiones deben tratarse en la mesa del convenio colectivo del Ayuntamiento con todos los sindicatos. Y respecto al reglamento, el único avance ha sido una primera reunión mantenida el mes pasado para trabajar en la redacción de un nuevo documento que regule la actividad del servicio (dotación en los parques, turnos, formación, el operativo de las distintas unidades o la segunda actividad) y sustituya al vigente, que data de 1959, y se evite que el servicio se organice a golpe de circulares (medio centenar en lo que va de año).

Ante este panorama, los bomberos se reunieron ayer en asamblea para concretar los pasos a seguir, que se resumen en una campaña informativa para seguir dando a conocer sus peticiones. Además, han pedido autorización para convocar una concentración a las puertas del Ayuntamiento el próximo jueves 21 coincidiendo con la celebración del pleno municipal, en el que está previsto que los grupos políticos de la oposición defiendan otra moción de apoyo a la plantilla. «Somos los primeros en querer acabar con todo esto, pero es que ni siquiera se sientan a negociar con nosotros», apuntaba un representante sindical.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos