Las bodegas malagueñas facturan 18 millones y abogan por seguir creciendo

SUR

málaga. Las bodegas malagueñas han cerrado el año 2017 con una facturación de unos 18 millones de euros, unas empresas que están saliendo de la crisis económica y que consideran que este sector tiene aún mucho margen de crecimiento no sólo a nivel local y provincial sino nacional e, incluso, internacional.

Así lo ha indicado el presidente del Consejo Regulador de las Denominaciones de Origen (CRDO) Málaga, Sierras de Málaga y Pasas de Málaga, José María Losantos, quien ha subrayado que la crisis ha sido «bastante dura» pero este sector comienza a emerger. El CRDO está conformado por 46 bodegas, de las que 22 pertenecen a la Serranía de Ronda que, pese a no ser muy grandes, «han dado fama de nuevo» al vino malagueño.

Losantos ha destacado la importancia y el consumo, cada vez más, de los denominados vinos tranquilos, es decir, los que se toman durante la comida y no de postre o de aperitivo, como es habitual con los vinos dulces de Málaga.

En este sentido, ha abogado por que cada vez más, algo que se está haciendo pero que debe ir aumentando, se consuma vino de la tierra. «En la Costa del Sol de 40 millones de botellas de vino que se venden al año, nosotros vendemos un millón», ha expuesto.

Para el presidente del CRDO, la de Málaga es una denominación relativamente bebé, de ahí que también considere que aún puede crecer. Por ello, cuenta con un convenio de colaboración con la Asociación de Empresas de Hostelería para incrementar la presencia de los vinos malagueños en los bares y restaurantes.

«No podemos perder la perspectiva, esto es un negocio y se puede convencer al hostelero pero no hay que ser tampoco chauvinista», ha opinado, al tiempo que ha incidido en que se está haciendo un esfuerzo, defendiendo la calidad de los vinos malagueños: «podemos competir con cualquier otra denominación de origen».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos