Las bicicletas no son para el verano

Los empleados públicos se quejan de que la nueva empresa de bicis acapara los dos aparcamientos del Ayuntamiento. /P. R. Q.
Los empleados públicos se quejan de que la nueva empresa de bicis acapara los dos aparcamientos del Ayuntamiento. / P. R. Q.
La Casona del Parque

PSOE y Málaga Ahora impulsan iniciativas para mejorar el servicio municipal de bicis y ampliar el número de zonas para aparcarlas en la ciudad

PILAR R. QUIRÓSMálaga

A la altura del edificio del Rectorado se acaba el carril bici dirección al este y los ciclistas cogen por banda la ‘autovía’ del Paseo del Parque a velocidades de vértigo. Están acostumbrados a que éste sea su medio de transporte y como todo el que se desplaza tienen que llegar a la hora al sitio estipulado. ¿Es de ellos la culpa de que el carril bici se haya quedado muerto casi delante del Ayuntamiento de Málaga? En la Casona es cada vez mayor el número de empleados públicos que se suma a la aventura de ir en dos ruedas sin motor, aunque de los ediles el único que se mueva por este sistema siga siendo el portavoz de IU-Málaga para la Gente, Eduardo Zorrilla, que sólo le es infiel a su artefacto ecológico cuando cae el estío a traición por aquello de no llegar hecho un charquito de sudor a los lugares donde le esperan las distintas reuniones. Pero en Málaga, realmente casi cualquier época del año es buena para ir en bicicleta, un medio que debiera haber triunfado mucho antes que en Amsterdam, en donde hace más de 30 años, pese al frío y las lluvias, era el transporte rey.

Como explicaba el pasado lunes Francisco Jiménez en este periódico, las condiciones para usarlas no han mejorado, ya que la Junta no ha acometido ninguno de los 165 kilómetros prometidos en 2014. Para más inri, es la única provincia andaluza en la que el Gobierno andaluz no ha ejecutado ni un sólo kilómetro de estos carriles, frente al os 38 de Almería, los 45 de Cádiz, los 12 de Córdoba o los 12,5 de Sevilla, por poner algunos ejemplos. El Ayuntamiento de Málaga, sin embargo, sí está cumpliendo lo suscrito, ya que tiene a disposición de la Junta 10 de los 17,8 kilómetros que le competen, a los que hay que sumar el trazado que realiza entre el Arroyo de los Ángeles y Nuestra Señora de Clarines y Martínez de la Rosa, de 1,1 kilómetros.

Tiene en trámites sacar a concurso la construcción del carril entre la avenida de Cervantes y el paseo marítimo Pablo Ruiz Picasso, de 1 kilómetro, con una partida de 440.000 euros, a los que sumará 634.000 de los Presupuestos Financieramente Sostenibles para unir El Atabal con el Puerto de la Torre.

Pues bien, aunque el PP a finales de año todavía no ha decidido reclamarle (o al menos no lo ha presentado) su parte a la Junta en el pleno por la desidia a la hora de proyectar carriles bici en Málaga, aunque pudiera estar al caer, lo cierto es que el PSOE y Málaga Ahora sí que están realizando sus particulares iniciativas ciclistas. El portavoz socialista Dani Pérez y el edil Sergio Brenes pidieron la semana pasada que se mejorase el sistema público de préstamos de bicicletas de nuestra ciudad. Pérez explicó que Málaga sólo tiene 400 bicicletas y 23 estaciones para aparcarlas, «cifras irrisorias si se comparan con las de otras ciudades similares a la nuestra como Sevilla, que dispone de 260 estaciones y más de 2.600 bicicletas». La comparación en kilometraje disponible en carriles bici con la ciudad hispalense también es odiosa.

Málaga Ahora, por su parte, se queja, como ya han hecho a viva voz otros empleados públicos de la Casona, de la «invasión» de las bicicletas ‘Dropbike’, que se han instalado en los aparcamientos públicos al lado del Ayuntamiento y en otras muchas zonas de la ciudad y no les dejan espacio a las bicicletas particulares. La portavoz Ysabel Torralbo afirma que el poco espacio para aparcar que dejan es disuasorio para los que usan este medio y demandará que el equipo de gobierno del PP aumente los parkings para bicis así como que la citada empresa pague una tasa por hacer uso de instalaciones públicas.

El alcalde, en el foro Smart City de Barcelona

El alcalde Francisco de la Torre es un entusiasta de los foros smartcity y no suele perderse un encuentro tecnológico de nivel sobre urbes, siempre y cuando esté invitado. Hoy estará en Barcelona, en donde participará de ponente en el foro sobre Sostenibilidad Urbana ‘Climate Change and Cities; the role of the private sector’, (Cambio climático en las ciudades y el papel del sector privado), ya saben en inglés para captar la atención internacional, dentro del Smart City Expo World Congress de la ciudad condal. De la Torre interviene en la mesa dedicada al impulso de la agenda climática en las urbes, a la que están invitados también los ayuntamientos de Madrid, Barcelona, Logroño, Sevilla y Zaragoza.

Por la tarde, el regidor visitará el Foro Europeo para la Seguridad Urbana (Efus), y mañana volverá a intervenir en el Smart City World Congress en una mesa redonda sobre las estrategias urbanas sostenibles y energéticamente eficientes. El primer edil está este año especialmente viajero. Sin ir más lejos en octubre hizo un recorrido euroasiático saltando de París a Pekín, del ciclismo al urbanismo.

Fotos

Vídeos