Basura que pasa desapercibida

La calle está bastante apartada y rodeada de campo./
La calle está bastante apartada y rodeada de campo.
COSAS DE LA CIUDAD

PABLO MARINETTO

Uno de los problemas de las zonas en las que apenas hay población es que cualquier desperfecto pasa desapercibido. Y no porque sea menor sino porque nadie se queja de ello. Algo similar es lo que pasa en la calle Compositor Enrique Aranda, en la que la basura se acumula junto a la acera y revuelta entre las malas hiervas que sobresalen a través de las verjas que separan la calzada de un pequeño barranco. Plásticos, envoltorios de comida, botellas y un sinfín de objetivos invaden la zona.

Plásticos, envoltorios y botellas invaden la zona.
Plásticos, envoltorios y botellas invaden la zona.

Aunque son inapreciables si se circula en coche, basta con dar un paseo por la zona para apreciar la falta de cuidado en esta calle del Puerto de la Torre. Tanto a nivel de limpieza como de desbroce. Carmen Domínguez, una vecina que encontramos paseando a su perro, asegura que nunca ha visto a un barrendero de Limasa en la zona y se queja de tampoco se baldeen las calles teniendo en cuenta lo poco que ha llovido este año.

La parte con mayor cantidad de basura está situada en una parte alejada de la urbanización y solo rodeada por algunos chalets de reciente construcción por lo que no es de extrañar que nadie haya denunciado el estado en el que se encuentra.

Aspecto del exterior.
Aspecto del exterior.

Calle Eslava: el antes y el después

El pasado mes de octubre, SUR publicaba unas fotografías de las obras de rehabilitación del antiguo convento de San Andrés que mostraban los trabajos realizados para devolver a este edificio su esplendor.

Pero al parecer, no es oro todo lo que reluce y hoy puede mostrarse la otra cara de la moneda. La imagen que hay sobre estas líneas ha sido facilitada por un lector de este periódico que muestra su indignación ante el estado de abandono que presentan las inmediaciones del convento.

Asegura que tras cumplirse varios meses desde la finalización de las obras, en el exterior se acumula agua de lluvia que ya ha provocado la aparición de moho, basura, mangueras y diversos materiales de construcción tanto en el suelo como en una zona ajardinada que hay contigua.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos