Pacientes de Barbarela sufren demoras de varios meses tras la jubilación de un médico

Pacientes de Barbarela sufren demoras de varios meses tras la jubilación de un médico

El problema afecta a enfermos de digestivo que están a la espera de ser atendidos en consultas de revisiones

Ángel Escalera
ÁNGEL ESCALERAMálaga

Pacientes del Centro de Especialidades San José Obrero (Barbarela), que depende del Hospital Clínico, llevan varios meses esperando sus revisiones tras la jubilación del médico especialista en digestivo que los atendía. En esa situación hay unos 150 enfermos, según fuentes sanitarias oficiales, aunque la cifra podría llegar a los 500, apuntaron otras fuentes. Los enfermos se quejan de los retrasos que acumulan sus revisiones y exigen a la dirección del Hospital Clínico que dé una solución inmediata al problema, ya que necesitan ser atendidos por un especialista de digestivo para que valore su situación.

Este es el caso de una paciente de 71 años que sufre una gastritis atrófica, una enfermedad autoinmune que puede convertirse en un cáncer. «A mi madre la vio su médico en Barbarela en abril del año pasado y le dijo que volviera en septiembre para la revisión. Como ese médico se ha jubilado, mi madre sigue esperando a ser atendida por otro especialista de digestivo. No es admisible este retraso. ¿Qué pasa si en esos meses su padecimiento se ha malignizado», denunció a SUR la hija de la enferma.

La familia, al comprobar que los meses iban transcurriendo y que la paciente no era citada, presentó una hoja de reclamaciones en enero. «El SAS ha respondido a la reclamación, pero no nos ha dado una cita, por lo que hemos tenido que recurrir a un médico digestivo privado y gastarnos el dinero. Si el Clínico sigue sin llamar a mi madre, tendremos que pagar una gastroscopia y gastarnos 600 euros. Estas demoras en la atención no tendrían que suceder, ya que van en perjuicio de los enfermos, pero son muy frecuentes en el SAS», puso de manifiesto la hija de la paciente.

Por su parte, fuentes oficiales del Hospital Clínico aseguraron a este periódico que el médico jubilado era de los llamados de cupo, es decir, que, aunque tenía plaza en propiedad en el centro de especialidades San José Obrero, no pertenecía al servicio de digestivo del hospital. Con la jubilación del facultativo, que se produjo hace unos nueve meses, esa plaza se amortizó y no cabía la posibilidad de contratar a otro médico para que ocupara la vacante, dijeron las fuentes. Añadieron que la dirección del Clínico está gestionando las agendas para reubicar a los pacientes en las consultas externas de la unidad de gestión clínica de digestivo del centro hospitalario.

El Clínico asegura que se está reubicando con otros especialistas a los usuarios afectados

Según la versión ofrecida por el Clínico, en todos los casos se trata de enfermos pendientes de revisiones, «nunca de primeras visitas». El hospital pide disculpas por las molestias que haya podido causar y recalca que estos usuarios serán atendidos lo antes posible por su especialista.

La respuesta ofrecida por el hospital no satisface a los pacientes afectados, que consideran que las revisiones son igual de importantes que las primeras consultas. «Si un médico especialista me dice que tiene que volver a verme en seis meses, será porque lo estima necesario para evaluar la evolución de mi enfermedad. No me parece justo que esas citas acumulen tanto retraso», criticó uno de los perjudicados.

Temas

Sas

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos