Bancos como papeleras en el Molinillo

COSAS DE LA CIUDAD

Vecinos se quejan de que la plaza Rosa Chacel aparece cada mañana llena de basura y suciedad

PATRICIA PINEDA

Hace un año y medio que acabó la remodelación de la plaza Escritora Rosa Chacel, en la zona del Molinillo. Y hace un año y medio regresó la pesadilla de muchos de los vecinos del entorno. Y es que, como se puede observar en la foto, los bancos situados en esta plaza son utilizados de manera inadecuada. Un vecino de la zona informa de que cada mañana estos bancos aparecen llenos de restos de comida, basura, envases o latas de refrescos. Todo tirado por el suelo pese a contar con varios contenedores de basura en la misma plaza. Y este no es el único problema, ya que los residentes en la zona denuncian además que las mismas personas que dejan el entorno en estas condiciones, generan mucho ruido a altas horas de la madrugada.

No es la primera vez que la plaza Escritora Rosa Chacel protagoniza esta sección, ya que cuando estaba en plena remodelación, vecinos se quejaban de que el jardín que había se estaba sustituyendo por un pavimento de hormigón. Ahora la nueva cuestión son estos bancos. Los problemas comienzan por la noche. Según cuenta un vecino, «familias enteras se sientan en los bancos por la noche para cenar, beber, y no recogen nada, dejando toda la basura tirada». Además, debido a la gran cantidad de residuos, y al derrame de líquidos, los suelos empiezan a presentar grandes manchas negras de suciedad, que ofrecen una mala imagen. Antes de la remodelación, un grupo de vecinos reclamaron que se quitaran los tres bancos que había en la plaza, por los mismos problemas que hoy aquí se recogen. Les costó tres años conseguirlo.

Es por eso que no entienden por qué con las obras se han instalado más bancos, si antes había tres que ya daban problemas. «No nos parece buena idea colocar 14 bancos en un lugar donde había tres y ya daban problemas», consideran. Los residentes advirtieron a los responsables durante las obras, pero aseguran que no les hicieron caso.

Además, el miedo aumenta ante el inminente comienzo de la feria, ya que la plaza se encuentra a escasos diez minutos del Centro, por lo que temen que se convierta en una de las paradas de la fiesta, generando más basura todavía.

Fotos

Vídeos