El Ayuntamiento suspende 37 días a un bombero por no retirar unas pintadas

Pancarta a favor del sargento expedientado. / SUR

La sanción al sargento Juan Gálvez añade más tensión al conflicto laboral que la plantilla mantiene desde hace diez meses

Francisco Jiménez
FRANCISCO JIMÉNEZMálaga

El conflicto laboral que desde hace diez mes mantienen los bomberos de Málaga con el Ayuntamiento suma y sigue en su escalada de tensión. Por si fuera poco el enfrentamiento directo entre buena parte de la plantilla y el jefe del Cuerpo; y la decisión del Consistorio de llevar a los tribunales a 87 funcionarios a los que acusa de negarse a trabajar porque no cogieron el teléfono cuando, estando de descanso, fueron requeridos por la coincidencia de varios incendios simultáneos, ayer se sumó otro desencuentro.

El nuevo capítulo, que previsiblemente no será el último, se escribía ayer cuando el sargento Juan Gálvez recibía la notificación de que ha sido suspendido de empleo y sueldo durante 37 días por desobedecer las órdenes directas de un superior, tal y como ha concluido el juez instructor (un alto funcionario municipal) del expediente sancionador que se le incoó a raíz del desencuentro que protagonizó con el jefe del Cuerpo, José Cruz, al negarse a retirar las pegatinas y pintadas de los camiones.

Estos hechos tuvieron lugar el pasado 31 de diciembre en el parque de Las Pirámides durante la visita institucional que realizó el alcalde, Francisco de la Torre. Según relatan desde el comité de huelga, el origen de la discusión estuvo en la lectura de un escrito que el sargento trasladó al regidor. A partir de ahí, el jefe del Cuerpo le requirió que quitara las pegatinas y pintadas que los bomberos habían realizado en los camiones como señal de protesta, a lo que Gálvez se negó respondiendo, siempre según el comité de huelga, que no era su obligación.

Aquella situación derivó en la apertura de un expediente disciplinario que ayer se dio por concluido confirmándose la propuesta de sanción de 37 días de suspensión de empleo y sueldo, que empezarán a contar a partir de mañana viernes y concluirá el 19 de noviembre. Desde que se conoció la incoación de este expediente sancionador el lema ‘Todos somos Juan Gálvez’ ha estado presente en todas las acciones de protesta de los bomberos. También en la tarde de ayer, cuando varios funcionarios acudieron al dique de Levante, donde el alcalde era condecorado por la República de Francia.

Las principales reivindicaciones de la plantilla son la elaboración de un nuevo reglamento que regule la actividad del servicio (dotación en los parques, formación, turnos, el operativo de distintas unidades o la segunda actividad) para actualizar el texto vigente desde 1959; una reducción de la jornada laboral (la más alta entre las grandes ciudades con 1.822 horas anuales) y la reclasificación profesional del grupo C2 al C1 para tener la categoría de bomberos especialistas.

Fotos

Vídeos