El Ayuntamiento recuperará el edificio de La Invisible y sacará a concurso su gestión

Acceso a La Invisible por calle Nosquera, en pleno Centro de Málaga. /SUR
Acceso a La Invisible por calle Nosquera, en pleno Centro de Málaga. / SUR

El equipo de gobierno acusa al colectivo de “incumplir sistemáticamente” la directriz que desde finales de 2014 le impide organizar eventos abiertos al público

Francisco Jiménez
FRANCISCO JIMÉNEZMálaga

La organización de unas jornadas sobre la libertad de expresión en la que participarán como invitados dos exmiembros de la organización terrorista GRAPO parece haber colmado la paciencia del Ayuntamiento de Málaga en torno al futuro de La Invisible. Sin entrar en el fondo del evento previsto para el próximo sábado, en la que también está programados varios conciertos como el del rapero marbellí Iván Leszno (condenado recientemente a dos años y un día de cárcel por enaltecimiento del terrorismo), la organización de un nuevo acto abierto al público ha precipitado los acontecimientos y, en cumplimiento del acuerdo de Pleno alcanzado en octubre entre PP y Ciudadanos, se van a iniciar ya los trámites para recuperar el edificio de titularidad municipal ubicado en la confluencia de las calles Nosquera y Andrés Pérez que fue 'okupado' en marzo de 2007 con la idea de sacar su gestión a concurso público.

El motivo que alega el Consistorio es el mismo que le llevó a decretar su cierre temporal en diciembre de 2014: los desperfectos que presenta el inmueble y su incompatibilidad para acoger eventos de concurrencia pública hasta que se acometan obras de mejora en la estructura, fachada y medianeras para que pueda pasar la Inspección Técnica de Edificios (ITE), que resultó desfavorable en 2011.

Aquella clausura temporal que ordenó el Ayuntamiento a finales de 2014 fue salvada por el colectivo que gestiona este centro social y cultural comprometiéndose a albergar únicamente actividades internas. Un acuerdo que, a ojos del Ayuntamiento, “se está incumpliendo sistemáticamente” con la organización de conciertos, exposiciones y charlas. Para sustentar jurídicamente el paso a dar, la Gerencia Municipal de Urbanismo se ampara en “las numerosas actas de la Policía Local obrantes en el expediente de conservación”, las actividades “acreditadas en la página web de bar con terraza y tetería, y espacios para conciertos; y que los técnicos municipales han intentado acceder a las instalaciones hasta tres veces en el último trimestre para supervisar si se han ejecutado las obras requeridas “sin que hayan sido atendidos los requerimientos realizados desde el Servicio de Conservación”.

Ante esta situación, el equipo de gobierno tiene trazada una hoja de ruta que pasa por rechazar la solicitud de cesión del edificio efectuada por la Fundación de los Comunes (entidad creada por el colectivo en 2011 para asumir la gestión) e incoar un procedimiento para recuperar el inmueble. Tras dar audiencia a los interesados para que puedan presentar alegaciones, el siguiente paso sería redactar un proyecto técnico para rehabilitar las instalaciones y, en función del presupuesto y de las recomendaciones de los técnicos en cuanto a la inmediatez con la que deban acometerse estas obras, ejecutarlas directamente y luego licitar la explotación del inmueble para uso cultural o bien a la inversa, adjudicar por concurso público la concesión del edificio en el estado actual con la obligación de que los nuevos gestores acometan las obras.

“Hemos sido lo suficientemente pacientes en cuanto a la actividad cultural, pero está más que demostrado que no son actividades únicamente para los socios. Además, dicen constantemente que van a arreglar los desperfectos, pero la gente sigue acudiendo sin que lo hayan hecho. Se acabó la espera y que sigan tomándonos el pelo”, ha afirmado a este periódico el concejal de Ordenación del Territorio, Francisco Pomares, quien sin entrar a valorar la participación de exmiembros del GRAPO en las jornadas organizadas para el próximo sábado sí que confirma que el asunto ya está en manos de la Policía Local por un doble motivo: determinar si se comete alguna ilegalidad vinculada al enaltecimiento del terrorismo y, en materia urbanística, vigilar si el evento es, como se publicita, un acto abierto al público.

El edil no concreta sobre la posibilidad de impedir la celebración de las jornadas ni tampoco sobre los plazos para recuperar el inmueble, pero sí que incide en que se trata de un edificio de titularidad pública “al que lo mínimo que se le puede exigir es que reúna las condiciones de seguridad”. En cuanto a la futura licitación, remarca que al tratarse de un concurso público también podrá presentarse la citada Fundación de los Comunes.

Noticia relacionada

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos