El Ayuntamiento de Málaga recuperará el edificio de La Invisible y sacará a concurso su gestión

Interior de La Casa Invisible, ubicada en la confluencia de las calles Nosquera y Andrés Pérez. /SUR
Interior de La Casa Invisible, ubicada en la confluencia de las calles Nosquera y Andrés Pérez. / SUR

El equipo de gobierno acusa al colectivo de incumplir la directriz que desde finales de 2014 le impide organizar eventos abiertos al público por el mal estado del inmueble

Francisco Jiménez
FRANCISCO JIMÉNEZMálaga

La organización de unas jornadas sobre la libertad de expresión en la que participarán como invitados los expresos de la organización terrorista GRAPO José Balmón y Carmen Cayetano parece haber colmado la paciencia del Ayuntamiento de Málaga en torno al futuro de La Invisible. Sin entrar en el fondo del evento previsto para el próximo sábado, en el que también están programados varios conciertos como el del rapero marbellí Iván Leszno (condenado recientemente a dos años de cárcel por enaltecimiento del terrorismo), la organización de un nuevo acto abierto al público ha precipitado los acontecimientos.

Así, en cumplimiento del acuerdo de pleno alcanzado en octubre entre PP y Ciudadanos (el resto votó en contra), se van a iniciar ya los trámites para recuperar el edificio de titularidad municipal ubicado en la confluencia de las calles Nosquera y Andrés Pérez que fue ‘okupado’ en marzo de 2007 con la idea de sacar su gestión a concurso público. El motivo que alega el Consistorio es el mismo que le llevó a decretar su cierre temporal para eventos públicos en diciembre de 2014: los desperfectos que presenta el inmueble y su incompatibilidad para acoger actos de concurrencia pública hasta que se acometan obras de mejora en la estructura, fachada y medianeras para que pueda pasar la Inspección Técnica de Edificios (ITE), que resultó desfavorable en 2011.

Unas jornadas con expresos del GRAPO, el detonante

La polémica volvió a saltar ayer en torno a La Casa Invisible. Si el pasado octubre la chispa saltó por una exposición con una bandera de España en forma de horca, ahora se trata de unas jornadas sobre la libertad de expresión al hilo de la reciente condena al colectivo musical La Insurgencia por enaltecimiento del terrorismo en la que están invitados dos exmiembros del GRAPO, una organización terrorista de carácter antifascista a la que desde 1975 se le atribuyen 87 víctimas mortales. Tal y como avanzó ayer el diario ‘ABC’, el evento tendrán lugar el próximo sábado e incluye una charla-debate con José Balmón y Carmen Cayetano, definidos en la programación como «dos expresos políticos antifascistas», aunque ambos fueron condenados por enaltecimiento del terrorismo por su vinculación al GRAPO. A Balmón, que ahora tiene 74 años, se le consideró uno de los máximos responsables de la banda y pasó más de 20 años en prisión por delitos como colaboración con grupos armados, cooperación a la formación de un depósito de armas y tenencia de sustancias explosivas. Por su parte, Carmen Cayetano está en libertad desde el año pasado tras cumplir once años de prisión por pertenencia a banda armada y falsedad documental con fines terroristas.

Desde La Invisible tratan de relativizar la cuestión y restarle mayor trascendencia abogando precisamente por la libertad de expresión y poniendo el acento en el contenido de la charla en lugar de en sus ponentes. «Se trata de unas jornadas vertebradas en un discurso de protesta contra la persecución que sufre La Insurgencia y en defensa de la libertad de expresión, y a la hora de debatir sobre la amnistía se considera que estas dos personas tienen cierto interés».

Aquella clausura temporal ordenada a finales de 2014 fue salvada por el colectivo que gestiona este centro social y cultural comprometiéndose a albergar únicamente actividades internas. Un acuerdo que, a ojos del Ayuntamiento, «se está incumpliendo sistemáticamente» con la organización de conciertos, exposiciones y charlas. Para sustentar jurídicamente el paso a dar, la Gerencia Municipal de Urbanismo se ampara en «las numerosas actas de la Policía Local», las actividades «acreditadas en la página web de bar con terraza y tetería, y espacios para conciertos»; y que los técnicos municipales han intentado «sin éxito» acceder a las instalaciones hasta tres veces en el último trimestre para supervisar su estado «sin que hayan sido atendidos los requerimientos realizados».

Hoja de ruta

Ante esta situación, el equipo de gobierno tiene trazada una hoja de ruta que pasa por rechazar la solicitud de cesión del edificio efectuada por la Fundación de los Comunes (entidad creada por el colectivo en 2011 para asumir la gestión) e incoar un procedimiento para recuperar el inmueble. Tras dar audiencia a los interesados para que puedan presentar alegaciones, el siguiente paso será redactar un proyecto técnico para rehabilitar las instalaciones y, en función del presupuesto y de las recomendaciones de los técnicos en cuanto a la inmediatez con la que deban acometerse estas obras, ejecutarlas directamente y luego licitar la explotación del inmueble para uso cultural o bien a la inversa, adjudicando primero la concesión del edificio en el estado actual con la obligación de que los nuevos gestores acometan las obras.

«Se acabó la espera y que sigan tomándonos el pelo», afirma el edil Francisco Pomares

El colectivo se defiende y reprocha al gobierno local que no responda al proyecto de reforma que presentó en 2016

«Hemos sido lo suficientemente pacientes en cuanto a la programación cultural, pero está más que demostrado que no son actividades únicamente para los socios. Además,Se acabó la espera y que sigan tomándonos el pelo», afirmó a este periódico el concejal de Ordenación del Territorio, Francisco Pomares, quien sin entrar a valorar la participación de exmiembros del GRAPO (según avanzó ayer ‘ABC’) en las jornadas organizadas para el próximo sábado sí que confirmó que el asunto ya está en manos de la Policía Local por un doble motivo: determinar si se comete alguna ilegalidad vinculada al enaltecimiento del terrorismo y, en materia urbanística, vigilar si el evento es, como se publicita, un acto abierto al público.

El edil no concretó si se impedirá su celebración ni tampoco sobre los plazos para recuperar el inmueble, pero sí que incidió en que se trata de un edificio de titularidad pública «al que lo mínimo que se le debe exigir es que reúna las condiciones de seguridad». En cuanto a la futura licitación, aclaró que al ser un concurso público también podrá presentarse la citada Fundación de los Comunes.

Pendientes de respuesta

Tras tener conocimiento de los planes municipales a través de SUR, desde La Invisible se defienden acusando al Consistorio de bloquear la posibilidad de rehabilitar el edificio por fases. «Desde abril de 2016 tienen el proyecto básico que redactamos y seguimos esperando respuesta. Y el pasado noviembre les informamos por escrito de que estamos buscando financiación para ejecutar la primera fase, pero que para ello necesitamos formalizar la cesión del inmueble», afirmó Amanda Romero, del equipo jurídico de La Invisible. En este sentido, reiteró que «el único responsable de que no se haya impulsado la rehabilitación es el Ayuntamiento, que lo viene demorando de manera inexplicable y ahora se inventa pretextos y excusas esta decisión».

Cronología

Marzo de 2007.
Un grupo personas entra en el edificio de la calle Nosquera propiedad del Ayuntamiento para darle uso social y cultural. Nace así La Casa Invisible.
Enero de 2011.
Ayuntamiento, Junta y Diputación firman un protocolo de intenciones que plantea una hoja de ruta para legalizar el recinto, que pasaba por hacer obras de mejora y constituir una fundación que asumiera la gestión.
Noviembre de 2011.
La Invisible constituye la Fundación de los Comunes, una entidad que daba personalidad jurídica a la iniciativa y que está integrada por colectivos como la propia Invisible, el centro social Ateneu Candela (Tarrasa), la Universidad Nómada o la editorial Traficantes de Sueños (Madrid)
Diciembre de 2014.
El Ayuntamiento ordena el cierre cautelar y por motivos de seguridad del edificio para el uso de actividades de pública concurrencia hasta que se adopten las medidas de seguridad.
Octubre de 2017.
Tras la polémica por una exposición que incluía una bandera de España con forma de horca, el Pleno acuerda, con los votos de PP y Ciudadanos, la convocatoria de un concurso público para la gestión del edificio.

Las reacciones en el plano político tampoco se hicieron esperar. Desde Ciudadanos respaldaban el paso dado por el PP. «El Ayuntamiento no puede seguir mirando hacia otro lado y debe proceder a sacar a concurso la gestión de este centro», afirmaba su portavoz, Juan Cassá. Más crítico se mostraba su homólogo socialista, Daniel Pérez, al reafirmar el voto contrario del PSOE en el citado pleno: «No queremos que el Ayuntamiento se gaste ahora cuatro millones para otro Museo de las Gemas que quede vacío. Creemos que hace falta otro modelo que garantice el arte independiente». Por su parte, Ysabel Torralbo (Málaga Ahora) hacía alusión al proyecto de rehabilitación por fases presentado por La Invisible. «Si el equipo de gobierno no cumple sus compromisos no puede usar ahora la excusa de las actuaciones que bloquea», advertía. Por su parte, Eduardo Zorrilla (IU-Málaga para la Gente) volvió a mostrarse contrario al proyecto del equipo de gobierno, realzó la actividad y relevancia de La Invisible en estos años y abogó por que «ambas partes cumplan el acuerdo».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos