El Ayuntamiento de Málaga plantea una subida del recibo del agua para financiar obras

Emasa empezó a cobrar en 2011 el canon exigido por la Junta de Andalucía para obras de depuración. / SUR

Emasa propone aplicar un canon de unos 20 céntimos de euros por metro cúbico para poder acometer proyectos que suman 130 millones

Jesús Hinojosa
JESÚS HINOJOSAMálaga

Cuatro años después de que se desatara la tormenta política y ciudadana que provocó el cambio del sistema tarifario de Emasa para cobrar en función del número de habitantes por vivienda, posteriormente corregido por el equipo de gobierno municipal con bonificaciones y modificaciones de las tasas, la empresa municipal de aguas pone sobre la mesa la posibilidad de tocar el recibo con la introducción de un canon destinado expresamente a financiar obras que implicaría una subida gradual de la factura por consumo durante los próximos veinte años. La medida fue apuntada ayer por el gerente de Emasa, Juan José Denis, al término del consejo de administración que celebró la empresa para abordar varios asuntos relativos a contrataciones de diferentes servicios.

Noticia relacionada

El gerente expuso la necesidad de acometer en los próximos años un amplio paquete de medidas para renovar la red de abastecimiento y saneamiento, y avanzar en la separación de las canalizaciones para aguas pluviales, de forma que se eviten situaciones de inundación en momentos de fuertes lluvias, entre otras actuaciones, como las planteadas para evitar vertidos procedentes de aguas residuales en el mar y para hacer posible el uso del agua reciclada en las depuradoras para riego. Emasa ha calculado un presupuesto total de 130 millones de euros para todas estas actuaciones que pretende financiar con una subida del recibo aplicando un canon finalista para obras, como el que ya existe en otras localidades andaluzas y malagueñas como Cádiz, Huelva, Jaén, Ronda, Mijas, Vélez-Málaga, Écija, Utrera, y el área metropolitana de Sevilla, entre otras.

Inversiones previstas

Red de abastecimiento.
Conjunto de proyectos para renovar la red de tuberías de la ciudad, sustituyendo las canalizaciones de fibrocemento y duplicando trazados para evitar cortes de suministro en caso de situaciones adversas (52 millones de euros).
Red de saneamiento
Obras de mejora en las estaciones de bombeo para evitar la presencia de vertidos en el mar (72 millones de euros).
Reutilización del agua reciclada.
Red para aprovechar para riego el agua reciclada en las depuradoras urbanas (seis millones).

Tras el estudio de lo que se cobra en estas ciudades y territorios, Emasa ha llegado a la conclusión de que, de media, podría estudiarse un canon de unos 20 céntimos de euro por metro cúbico a aplicar de forma gradual durante los próximos 20 años. Es decir, empezaría cobrando un canon de menor cuantía hasta llegar a los 20 ó 21 céntimos de euros al final de la vida de esta medida, dentro de dos décadas, aproximadamente.

Pendiente del apoyo político

El concejal de Sostenibilidad Medioambiental, Raúl Jiménez, aseguró que financiar estas inversiones con las actuales tarifas resulta «inabordable», y apuntó que la posibilidad de costearlas con un recargo específico para obras es una opción que incluso ha sido avalada verbalmente por responsables de la Junta de Andalucía en reuniones en las que el equipo de gobierno les ha pedido colaboración para poder acometerlas. La Administración regional es la competente para dar luz verde a la hipotética aplicación de este canon, que antes tendría que ser aprobado por el consejo de Emasa y el pleno municipal, por lo que los grupos de la oposición podrían bloquearlo, a no ser que el equipo de gobierno alcance un acuerdo con alguno de ellos para obtener la mayoría necesaria para refrendarlo. En ese sentido, se antoja clave la postura que adopte al respecto Ciudadanos, como socio de investidura del alcalde.

El cobro de este recargo tendría que ser aprobado por el pleno y luego por la Junta para entrar en vigor

Según apuntó Raúl Jiménez, se va a remitir a los grupos de la oposición la documentación necesaria para que estudien la aplicación de este canon, que será debatido a la vuelta de las vacaciones en la mesa de las tarifas de Emasa, en la que también participan las asociaciones de consumidores.

Desde 2011, el recibo de Emasa, como los del resto de empresas de agua andaluzas, incluye un canon para financiar obras de depuración a acometer por elGobierno andaluz. Como publicó este periódico (ver SUR2/1/2007), Málaga está a la cola de la comunidad autónoma en la ejecución de este tipo de proyectos, pese a ser la provincia que más dinero aporta con esta finalidad.

El concejal responsable de Emasa aclaró que, en caso de que la empresa aplique un canon para sus obras, que podría tardar un año y medio o dos años en ponerse en práctica por la tramitación que implicaría, la Junta establecerá los mecanismos para garantizar que el dinero que Emasa recaude por esta vía se destina a la financiación de las obras previstas.

Fotos

Vídeos