El Ayuntamiento pide a la Junta que anule la construcción del metro al Civil porque “roza la ilegalidad”

El Ayuntamiento pide a la Junta que anule la construcción del metro al Civil porque “roza la ilegalidad”

La Juta de Gobierno Local aprueba el envío de dos informes al gobierno regional firmados por las áreas de Urbanismo y Movilidad que recogen que el proyecto “no es completo” y que además incumple “aspectos importantes de la normativa”

Ana Pérez-Bryan
ANA PÉREZ-BRYAN

El trazado del metro en superficie al Hospital Civil suma su enésimo capítulo tras el visto bueno, esta mañana, de la Junta de Gobierno Local, de solicitar formalmente a la Junta de Andalucía que anule la construcción del suburbano hacia esta zona de la ciudad porque algunas partes del proyecto “rozan la ilegalidad”. Así lo ha mantenido esta mañana tras la reunión el edil de Urbanismo, Francisco Pomares, quien ha basado esta afirmación en dos informes técnicos firmados por las Áreas de Planeamiento (Urbanismo) y Accesibilidad que serán remitidos al gobierno regional y que confirman –en palabras del concejal- que el proyecto constructivo “incumples aspectos importantes de la normativa”.

La respuesta municipal llega tras el silencio administrativo de la Junta a las alegaciones que ya planteó el propio consistorio con respecto al trazado Guadalmedina-Hospital Civil, cuya ejecución fue aprobada en el Consejo de Gobierno del pasado mes de diciembre y que de nuevo es cuestionado por los técnicos municipales. En primer lugar, el Ayuntamiento insiste en que el proyecto constructivo es “incompleto” y que por lo tanto choca con el artículo 125 del Reglamento General de la Ley de Contratos de Administraciones Públicas. Además, y según ha añadido el propio Pomares, el proyecto de prolongación de la línea 2 prevé una plataforma tranviaria en superficie en el eje Santa Elena-Eugenio Gross-Blas de Lezo que obliga a eliminar tramos del carril de circulación rodada en sentido sur. La consecuencia es que “se deja a cinco calles en fondo de saco”, o lo que es lo mismo, únicamente conectadas al tráfico rodado en uno de sus extremos, una circunstancia que a juicio de Pomares “no sólo va en contra del planeamiento y la normativa municipal, sino incluso de la regional”.

El edil de Urbanismo se ha mostrado especialmente crítico con este detalle del proyecto y ha exigido a la Junta “que le explique a los 18.000 vecinos que se verán afectados por esto cómo es posible que dejen la calle sin una de las salidas, con los problemas de seguridad y accesibilidad que eso provocará. Habrá que explicarles –ha añadido Pomares- que no podrá llegar hasta allí ni un camión de bomberos ni una ambulancia en caso de emergencia”.

Más allá del problema que se genera en estas cinco calles y que a juicio del Ayuntamiento “está absolutamente prohibido en la normativa municipal”, el informe del Área de Movilidad refiere que el proyecto también incumple la legislación autonómica en materia de accesibilidad, ya que la instalación de la plataforma tranviaria “elimina rampas necesarias y la anchura suficiente de las aceras para el paso de los peatones en algunos puntos del tramo”, ha añadido Pomares, quien ha comparecido acompañado del portavoz del equipo de Gobierno, Carlos Conde, y la edil de Movilidad, Elvira Maeso.

En este nuevo enfrentamiento Ayuntamiento y Junta por el trazado del metro en superficie, la Junta de Gobierno Local ha autorizado a que estos informes sean enviados el lunes a la Consejería de Fomento para que den una respuesta “en el plazo de un mes”. A pesar de que ninguno de los tres ediles presentes en la rueda de prensa ha querido situarse en el escenario de que “no contesten los responsables porque tienen la obligación de responder al requerimiento del Ayuntamiento”, también han admitido que “queda abierta la vía del contencioso administrartivo”, es decir, de los tribunales. “Esto ya no es una cuestión de debate político, es que la Junta ahora tiene que hacerle caso a los técnicos”, ha concluido Pomares.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos