El Ayuntamiento ordena un chequeo de las fachadas de la Catedral

Detalle del estado de una de las fachadas de la Catedral./Paula Hérvele
Detalle del estado de una de las fachadas de la Catedral. / Paula Hérvele

El Obispado hará un diagnóstico del exterior del templo tras la caída de un cascote que requirió la intervención de los bomberos

Jesús Hinojosa
JESÚS HINOJOSAMálaga

La caída de una piedra de grandes dimensiones desde uno de los laterales de la Catedral a la calle Postigo de los Abades el pasado 10 de junio supuso un toque de atención para los responsables del mantenimiento del primer templo de la diócesis. Aunque afortunadamente no se registraron daños personales ni materiales, aquel suceso, que requirió la intervención del Cuerpo de Bomberos, puso en alerta al Obispado y al Ayuntamiento que, a través de la Gerencia Municipal de Urbanismo, ha abierto un expediente para evitar que vuelva a producirse.

Así, según ha podido conocer este periódico, el servicio de Conservación y Arqueología del departamento de Licencias y Protección Urbanística ha dado curso a una medida cautelar para verificar el estado en el que se encuentran los muros de la Catedral, tras el desprendimiento detectado hace un mes. La medida consiste en realizar un diagnóstico de las fachadas para, a partir de las conclusiones de ese análisis, determinar las posibles medidas a adoptar para procurar su correcta conservación y mantenimiento.

Este expediente será analizado hoy en el seno de la comisión provincial de patrimonio de la delegación de la Consejería de Cultura, donde previsiblemente se le dará el visto bueno, según fuentes consultadas. No obstante, Cultura también tendrá que supervisar e informar las actuaciones que se concreten para garantizar la estabilidad de los muros catedralicios.

El desprendimiento del pasado 10 de junio se produjo desde una de las partes inacabadas del templo. En concreto, desde el arranque de uno de los muros laterales de lo que tendría que ser la sacristía sur del edificio, que nunca llegó a construirse. En este punto, los bloques de piedra quedaron enlazados unos con otros pero sin continuidad, lo que dificulta su afianzamiento.

No es la primera vez que se producen desprendimientos en las fachadas exteriores de la Catedral. La torre norte fue revisada hace años a raíz de la caída de un cascote en los jardines de la iglesia delSagrario. Asimismo, el desprendimiento de una voluta en la fachada sur hizo que se activara en 1996 la campaña ‘Salvemos la Catedral’, liderada por la entonces alcaldesa Celia Villalobos.

El estado de conservación de este monumento preocupa especialmente a los técnicos del Obispado, que lo ha puesto en manos del arquitecto Juan Manuel Sánchez La Chica, de la Junta y del Ayuntamiento. Está pendiente de informe de la Consejería de Cultura el plan director de la Catedral que la Iglesia le entregó a finales del año pasado y que establecerá la hoja de ruta para su conservación y finalización. En ese sentido, desde la diócesis y desde la Asociación Ciudadana Málaga por su Catedral se apuesta por la construcción de una cubierta para solventar los problemas de goteras que padece la basílica y que no quedaron resueltos con la actuación desarrollada hace nueve años.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos