El Ayuntamiento de Málaga no concederá nuevas licencias de hostelería ni en el centro ni en Teatinos

El Ayuntamiento de Málaga no concederá nuevas licencias de hostelería ni en el centro ni en Teatinos
SUR

La Junta de Gobierno Local inicia los trámites para declarar Zonas Acústicamente Saturada ambos entornos, cuyas terrazas también verán restringido su horario en una hora

Ana Pérez-Bryan
ANA PÉREZ-BRYANMálaga

Los problemas crecientes de ruido por los negocios de hostelería y ocio en las calles del centro histórico y Teatinos, sobre todo en la zona de El Romeral, tendrán una respuesta inmediata por parte del Ayuntamiento de Málaga con la declaración de ambos entornos como Zonas Acústicamente Saturadas (ZAS). Tras meses de trabajo entre las concejalías competentes (Medio Ambiente y Comercio), comerciantes, hosteleros y asociaciones de vecinos, la medida ha recibido esta mañana el visto bueno por parte de la Junta de Gobierno Local y una vez concluido el trámite oportuno podría entrar en vigor entre marzo y abril.

La declaración de ZAS en el centro y Teatinos (en el primero de los casos no se aplicaba desde hace diez años y en el segundo es la primera vez) tendrá un efecto inmediato sobre los negocios que aspiren a ubicarse en esas zonas, ya que el Ayuntamiento ha acordado la suspensión total de licencias de apertura en esos entornos siempre y cuando estas se refieran a establecimientos de hostelería (restaurantes, autoservicios, cafeterías, bares, bares-quisoco, pubs y bares con música) y establecimientos de esparcimiento (salas de fiesta, discotecas, discotecas de juventud y salones de celebraciones). Tampoco se permitirá la ampliación de los negocios de estas características que estén instalados en ambas zonas, a fin de no crear más focos de ruido.

Mapa del ruido en el Centro de Málaga.
Mapa del ruido en el Centro de Málaga. / SUR

Las únicas excepciones, según han confirmado esta mañana los ediles responsables, Raúl Jiménez (Medio Ambiente) y María del Mar Martín Rojo (Comercio), se harán “para actividades que por el acuerdo de la Junta de Gobierno Local se consideren de interés general para la ciudad”. En este apartado de excepciones, también se permitirá la transformación y/o cambio de actividades para evitar las destinadas a la hostelería y esparcimiento: por ejemplo, si una discoteca o pub quiere transformarse en un local de restauración sin equipo sonoro y con horario de funcionamiento diurno-vespertino sí se permitirá el cambio de actividad.

La declaración de ZAS afecta a 24 calles del centro histórico y a tres de Teatinos, de la zona de El Romeral (Andrómeda, Plutarco y Margarita Xirgu) y una vez que entre en vigor también tendrá un efecto directo sobre los horarios de cierre de los negocios de hostelería que operan en la zona. En este sentido, el Ayuntamiento ha decidido adelantar en una hora la clausura de veladores y terrazas con respecto al horario que rige en el resto de las zonas de la ciudad que no son ZAS: así las cosas, las madrugadas de lunes a viernes de otoño e invierno el horario se fija en la una de la madrugada y en primavera y verano a las dos; y las de los sábados y domingos a las dos de la mañana en ambas temporadas. Las excepciones horarias sólo afectan a los periodos de Semana Santa, Navidad y Carnaval (tanto en el centro como en Teatinos).

Además, a partir de las doce de la noche los establecimientos con música ambiente y similares ubicados tanto en el centro histórico como en las calles afectadas de El Romeral tendrás que cerrar sus puertas y ventanas y deberán controlar que estos elementos permanezcan debidamente cerrados cuando no estén entrando ni saliendo clientes. En este punto de las restricciones, el edil de Medio Ambiente ha insistido en el hecho de que estos establecimientos “tendrán que asignar a un empleado la misión exclusiva de que las puertas y ventanas estén efectivamente cerradas a partir de las doce de la noche”.

Para garantizar que la nueva normativa se cumple, el Ayuntamiento ha anunciado que habrá una mayor presencia de la Policía Local en estas zonas y que una comisión especializada (o grupo de trabajo) se encargará de revisar también las licencias de mesas y sillas a partir de la nueva ordenanza municipal de ocupación de la vía pública, que también entrará en vigor en breve y que en la actualidad está en periodo de alegaciones. Todas las medidas recogidas en las ZAS tendrán un año de vigencia, y durante este tiempo se seguirán realizando controles continuos de monitorización para garantizar que no se sobrepasan los niveles de ruido. En paralelo, se pondrán en marcha campañas específicas de concienciación y sensibilización entre la población: “La idea es mantener la seguridad jurídica, porque Málaga es una ciudad que aún tiene mucho potencial pero cuyo crecimiento en zonas determinadas, sobre todo en materia de ruido, tiene que estar regulado”, ha concluido Martín Rojo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos