El Ayuntamiento expropia un suelo del alcalde y su familia para zona verde

El terreno sirve hoy como jardín de una vivienda. /Álvaro Cabrera
El terreno sirve hoy como jardín de una vivienda. / Álvaro Cabrera

La parcela, de 563 metros cuadrados y compartida con otros propietarios, está en Pedregalejo y ha sido valorada en 235.205 euros por Urbanismo

Jesús Hinojosa
JESÚS HINOJOSAMálaga

El consejo rector de la Gerencia Municipal de Urbanismo tiene previsto abordar en su sesión de mañana el inicio de un expediente de adquisición de una parcela en el que aparecen como expropiados el alcalde, Francisco de la Torre, sus hermanos y su mujer, entre otros propietarios del suelo. Se trata de un terreno de planta triangular y alargada, de 563 metros cuadrados de superficie, que se encuentra ubicado en Pedregalejo, en el número 2 de la calle Pintor Navarrete, enmarcado por los dos brazos en que se divide en este punto el arroyo de los Pilones. Los técnicos del servicio de Valoraciones de la Gerencia Municipal de Urbanismo lo han valorado en 235.205 euros, incluido el 5% de premio de afección que obliga la ley, lo que arroja una tasación de unos 396 euros por metro cuadrado.

Este suelo ya estaba calificado como zona verde en el Plan General de Ordenación Urbanística (PGOU) del año 1997, y el vigente PlanGeneral, que data de 2011, lo incluyo como uno de los terrenos a expropiar para «espacio libre» de la ciudad. La legislación urbanística andaluza faculta a los propietarios de un suelo cuya expropiación está prevista en un PGOU a exigir a la administración el inicio del expediente para adquirirlo transcurridos cuatro años desde la aprobación del plan. Según ha podido conocer este periódico, así lo hicieron en octubre de 2015 uno de los hermanos del alcalde y un miembro de la familia Caffarena, que también es propietario de esta finca. En origen, entre sus dueños se encontraba la madre del alcalde, de ahí que todos sus hijos sean actualmente propietarios en su condición de herederos.

Se da la circunstancia de que el suelo ha ejercido en los últimos años como jardín de una vivienda que no pertenece a la familia del alcalde ni a los otros dueños del suelo. Sus actuales moradores la adquirieron hace un año sabedores de esta circunstancia. No obstante, siguen haciendo uso de este espacio como jardín –como ya lo hacía el anterior propietario de la casa– y lo cuidan como tal. Según apuntaron a este periódico, reclaman que, en el caso de que se culmine la expropiación y este suelo se convierta en un jardín público, se habilite un acceso independiente para su vivienda.

Cuestionado por SUR respecto a este expediente, el alcalde remarcó que no ha tenido nada que ver en su tramitación y recordó que se trata de un suelo que está previsto convertir en zona verde pública desde el Plan General del año 97 «que es heredero en gran medida del contenido del plan del 95». «Aquí ni he pinchado, ni he cortado», aseguró De la Torre, que mañana no estará presente en la sesión del consejo de Urbanismo en el que se verá este asunto por cuestiones de agenda. El regidor incidió en que el procedimiento seguido se encuadra en la legislación urbanística. «No he instado a ello ni he tenido que ver en que se empuje», añadió.

Fotos

Vídeos