El Ayuntamiento de Málaga exigirá a las empresas que contrate que no paguen a sus empleados menos de 8 euros la hora

El Ayuntamiento de Málaga exigirá a las empresas que contrate que no paguen a sus empleados menos de 8 euros la hora

La comisión plenaria de Economía también aprueba pedir al Gobierno que le permita reinvertir su superávit en planes que generen empleo y erradiquen la pobreza

FRANCISCO JIMÉNEZMálaga

El Ayuntamiento de Málaga establecerá en todos los pliegos de licitación de contratación de obras o servicios una serie de criterios que impidan la precarización laboral de los trabajadores de esas empresas. Así se ha aprobado por unanimidad este lunes en la comisión plenaria de Economía, en la que se ha acordado que, siempre que legalmente sea posible, se fijen distintos requisitos a la hora de contratar, como el establecimiento expreso del convenio colectivo o que la hora de trabajo del personal nunca se pague por menos de 8 euros, tal y como recoge la moción presentada por el grupo Málaga Ahora.

En materia de empleo, esta vez público, el Consistorio también se ha comprometido a agotar todas las posibilidades que les permita la tasa de reposición para cubrir las vacantes existentes en la plantilla municipal.

A través de esta misma moción, también se volverá a instar al Gobierno central a que le permita reinvertir su superávit, sin tener que generar nuevos ingresos por su misma cuantía, en cualquier iniciativa que consideren oportuna para mejorar la calidad de vida de sus ciudadanos, dándole prioridad a aquellas contribuyan a erradicar la pobreza y la exclusión social. En esta misma línea, también ha salido adelante la propuesta similar del grupo municipal de IU-Málaga para la Gente de pedir al Gobierno que permita que aquellos municipios que cumplan los criterios de estabilidad presupuestaria y sostenibilidad financiera, así como de control de la morosidad, puedan reinvertir el superávit fiscal y dar prioridad al gasto necesario para asegurar la prestación de los servicios públicos fundamentales.

Desde 2012, las entidades locales tienen restricciones para hacer uso de este superávit, debiendo destinarlo a amortizar la deuda. Aunque este regla para reducir el déficit público se flexibilizó al permitir destinar una parte a las inversiones financieramente sostenibles, el Consistorio de la capital apuesta por dar un paso más al plantearse esta posibilidad para aquellos municipios en los que la tasa de paro supere el 20%. Aunque la propuesta inicial de Málaga Ahora establecía que el dinero se destinara a planes de empleo, finalmente se ha aceptado una enmienda del equipo de gobierno para dejar más abierto ese uso, circunscribiéndolo a que sirvan preferentemente para erradicar la pobreza y la exclusión social.

Callejones del Perchel y mercado de la Merced

Por otra parte, en la sesión de este lunes también se han aprobado la adopción de varias medidas de apoyo a los comerciantes de Callejones del Perchel para contrarrestar los efectos de las obras del metro, destacando la puesta en marcha de una campaña de apoyo y el incremento de los trabajos de limpieza y el refuerzo de la iluminación en la zona. A través de una propuesta del PSOE en la que reclamaba más información sobre el estado del mercado gourmet de la Merced, el equipo de gobierno ha avanzado que va a darle cierto margen a los nuevos gestores del establecimiento, que reabrió sus puertas el pasado fin de semana después de seis meses cerrado, antes de iniciar los trámites para resolver la concesión, que pese al cambio de gestor del establecimiento sigue en manos de la empresa Ezequiel Blanco-Astigarraga Gosis.

La que se ha caído del orden del día es la propuesta de subida de tarifas que planteaba Parcemasa para 2018. En principio, se pospone a la espera de que previamente sea abordada por el consejo de administración de la entidad, pero se antoja complicado que acabe viendo la luz ante el rechazo en bloque de toda la oposición. Tras la negativa de los grupos de izquierdas, al equipo de gobierno únicamente le quedaba la vía de su socio de investidura, pero Ciudadanos también ha mostrado su rechazo, por lo que la propuesta ha sido retirada.

Como ya informó este periódico, la intención de la empresa municipal que gestiona los cementerios es poner fin a cinco años de precios congelados incrementándolos un 1,5% en todos sus servicios, a excepción del correspondiente al uso de la sala ecuménica, que lo hará en un 167,53% pasando de los 18,97 a los 50,75 euros para equipararlo al de la sala de ceremonias dada la modernización y mejoras acometidas en la misma. Además, se crearían tres nuevos precios por entierros e incineraciones fuera del horario del cementerio o por la entrega de cenizas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos