El Ayuntamiento encarga un estudio para mejorar la vegetación del Benítez

Las especies propias del monte mediterráneo son quejigos, encinas y alcornoques, entre otras. /P. R. Q.
Las especies propias del monte mediterráneo son quejigos, encinas y alcornoques, entre otras. / P. R. Q.

El informe, que deberá entregar la UICN a final del año como muy tarde, indicará qué especies mediterráneas se plantarán en el enclave

Pilar R. Quirós
PILAR R. QUIRÓSMálaga

El campamento Benítez tuvo un precioso jardín en su época. Desde entonces se conservan los cipreses, que se disponen al final del camino de eucaliptos que baja desde la entrada original. Los cipreses no son precisamente árboles autóctonos mediterráneos, pero el pinar tampoco, aunque le sorprenda. Sí que es cierto que los pinos carrascos, sobre todo, ha sido una especie fundamental para repoblar las sierras andaluzas. Los Montes de Málaga son, precisamente, un bosque antrópico (es decir creado por la mano del hombre) tras una repoblación que realizara el conde del Guadalhorce en los años 40.

Noticias relacionadas

Precisamente, el pinar carrasco es la masa arbórea mejor dispuesta y conservada del parque forestal metropolitano Comandante Benítez, el nombre que al alcalde Francisco de la Torre le gustaría que apareciese en los papeles. Y papeles es lo que le han pedido a la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN), que tiene el cometido de aquí a final de año de realizar un estudio exhaustivo de este espacio que tiene vocación forestal, pero que hoy por hoy no pasa de área creativa, para mejorar su vegetación autóctona mediterránea.

La idea, la finalidad, según el concejal de Medio Ambiente, Raúl Jiménez, «es preservar la masa que ya tenemos consolidada y mejorarla con especies propias del bosque mediterráneo». Sin tener aún ningún adelanto de la UICN, las especies más propicias para reforestar una la zona podrían ser encinas, algarrobos y acebuches, e incluso almencinos, en cuanto a arboleda. Hace exactamente una década, la Consejería de Medio Ambiente de la Junta clareó de pino carrasco el parque natural Montes de Málaga para dejar paso a los ejemplares jóvenes de quejigo, encina y alcornoque propios del monte mediterráneo, que no se desarrollaban porque no tenían espacio para crecer. Es decir, se recuperaba el primitivo bosque. De ahí que la línea de trabajo pasará, seguramente, por especies tan propicias como la encina, aunque no tanto por el alcornoque, de zonas más altas, o quejigo, de umbría.

En cuanto al matorral, es propio de las sierras de Málaga especies como el tomillo, romero, jara, aulaga y lentisco.

Cómo se regará

Aunque las sierras mediterráneas, obviamente, no necesitan riego y sólo sobreviven las especies que pueden soportar el estío sin agua (las especies de nuestras sierras están acostumbrado a largos periodos de estiaje) siempre que se repuebla un espacio de forma artificial, los nuevos plantones necesitan aportes de agua para poder prosperar, a no ser que se planten en un otoño/invierno lluvioso y fuesen capaces de llegar al verano con cierto porte. Según las previsiones de Medio Ambiente, la plantación no se realizará más allá del mes de enero o febrero, y se le facilitarían riegos si así es necesario.

Más adelante, cuando la Gerencia de Urbanismo ponga en marcha el plan especial del Campamento Benítez, un asunto para el que todavía no hay fecha, los plásticos de la laguna artificial servirán para crear un aljibe con el que abastecer el parque, como explicó Raúl Jiménez. Yla puerta principal se restaurará para habilitarla de nuevo como entrada. Pero parece que para eso todavía queda.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos