Ayuntamiento y empresarios cooperarán en la lucha contra el fraude fiscal

F. J. MÁLAGA.

El Ayuntamiento de Málaga y la Confederación de Empresarios (CEM) colaborarán para erradicar las prácticas fraudulentas en el pago de impuestos municipales. Ése es el principal objetivo del protocolo de intenciones que la Administración local y la patronal suscribieron ayer a través de la puesta en marcha de un Código de Buenas Prácticas Tributarias elaborado por el órgano de gestión tributaria municipal (Gestrisam) al que podrán adherirse todas las compañías que lo deseen. Además de comprometerse a colaborar con el Ayuntamiento para erradicar fraudes y evitar las estructuras opacas, las empresas que se sumen procurarán que sus consejos de administración estén al tanto de las políticas fiscales de la empresa y de las consecuencias de las operaciones relevantes. Por su parte, Gestrisam estará a su disposición para resolver cualquier duda sobre temas específicos.

«Lo que pretendemos con este acuerdo es una relación más fluida con Gestrisam y también dar ejemplo de cooperación para combatir prácticas fraudulentas y reducir la tasa de economía sumergida que nos perjudica a todos. Perdemos nosotros porque hacen una competencia desleal y pierde la ciudad en su labor de recaudar y lograr el equilibrio presupuestario para poder invertir», afirmó el presidente de la CEM, Javier González de Lara. Por su parte, el alcalde de Málaga, Francisco de la Torre, incidió en que con este código de buenas prácticas, pionero en España, «no se trata de recaudar más, sino de establecer una relación de colaboración recíproca basada en la confianza y en la transparencia».

Fotos

Vídeos