El PSOE pide eliminar la convivencia como requisito para las ayudas en plusvalías

Oficina de Gestrisam en Málaga (archivo)./Fernando González
Oficina de Gestrisam en Málaga (archivo). / Fernando González

Los socialistas denuncian que las bonificaciones en caso de herencia apenas representan el 5% de las cerca de 20.000 liquidaciones presentadas, incluyendo las operaciones de compraventa

Francisco Jiménez
FRANCISCO JIMÉNEZMálaga

La plusvalía se ha convertido durante la crisis en un verdadero filón para el Ayuntamiento de Málaga, en donde la recaudación no ha parado de crecer año tras año pasando de los 13 millones de euros ingresados por este impuesto en 2007 con los 64,1 reconocidos en 2016. Para suavizar los efectos del Impuesto sobre el Incremento del Valor de los Terrenos de Naturaleza Urbana (IVTNU), que debe abonar la persona que vende una propiedad en el caso de operaciones de compraventa o la que la recibe si se trata de una donación o herencia, el Ayuntamiento rebajó el año pasado el tipo de gravamen (del 30%, el máximo legal, al 29%) y redistribuyó las bonificaciones que se aplican a las transmisiones 'mortis causa' para beneficiar a las viviendas de menor valor catastral (un 95% para inmuebles de hasta 75.000 euros). Esa horquilla se ha ampliado este año hasta los 100.000 euros, pero en la práctica de antoja complicado acceder a estas ayudas al mantenerse como requisito que los beneficiarios demuestren una convivencia con el fallecido durante los dos años anteriores a su muerte (excepto casos de separación). El resultado es que el año pasado sólo se aplicó algún tipo de descuento al 5% de las 19.800 liquidaciones presentadas en las oficinas de Gestrisam (incluidas compraventas y herencias), según los datos facilitados este martes por el grupo socialista en el Ayuntamiento. ¿Cuántas de estas liquidaciones son por 'mortis causa y por tanto susceptibles de bonificación? En el PSOE aseguran desconocerlo, mientras en el Área de Economía dicen que la mayor parte son por compraventa. En esta misma línea, también remarcan que las modificaciones aprobadas en 2016 no tendrán efecto hasta finales de este año, toda vez que el heredero tiene seis meses para liquidar el impuesto y otros seis meses para solicitar la ayuda.

A la luz de estas cifras, el PSOE volverá a llevar a la comisión plenaria de Hacienda de la próxima semana una moción en la que se propone eliminar el condicionante de la convivencia. "Este requisito hace caso imposible que los malagueños puedan beneficiarse, ya que lo habitual cuando alguien hereda la vivienda de sus padres es que esté emancipado", ha advertido el portavoz socialista, Daniel Pérez.

En este sentido, el edil Salvador Trujillo, que es el que defenderá la moción, ha añadido que al margen de la convivencia, la ordenanza municipal también exige seguir empadronado dos años más, que llegan a cuatro en el caso de colectivos más desfavorecidos como pensionistas, discapacitados o víctimas de violencia de género.

La plusvalía se ha convertido durante la crisis en un verdadero filón para el Ayuntamiento de Málaga, en donde la recaudación no ha parado de crecer año tras año pasando de los 13 millones de euros ingresados por este impuesto en 2007 con los 64,1 reconocidos en 2016. Para suavizar los efectos del Impuesto sobre el Incremento del Valor de los Terrenos de Naturaleza Urbana (IVTNU), que debe abonar la persona que vende una propiedad en el caso de operaciones de compraventa o la que la recibe si se trata de una donación o herencia, el Ayuntamiento rebajó el año pasado el tipo de gravamen (del 30%, el máximo legal, al 29%) y redistribuyó las bonificaciones que se aplican a las transmisiones 'mortis causa' para beneficiar a las viviendas de menor valor catastral (un 95% para inmuebles de hasta 75.000 euros). Esa horquilla se ha ampliado este año hasta los 100.000 euros, pero en la práctica de antoja complicado acceder a estas ayudas al mantenerse como requisito que los beneficiarios demuestren una convivencia con el fallecido durante los dos años anteriores a su muerte (excepto casos de separación). El resultado es que el año pasado sólo se aplicó algún tipo de descuento al 5% de las 19.800 liquidaciones presentadas en las oficinas de Gestrisam (incluidas compraventas y herencias), según los datos facilitados este martes por el grupo socialista en el Ayuntamiento. ¿Cuántas de estas liquidaciones son por 'mortis causa y por tanto susceptibles de bonificación? En el PSOE aseguran desconocerlo, mientras en el Área de Economía dicen que la mayor parte son por compraventa. En esta misma línea, también remarcan que las modificaciones aprobadas en 2016 no tendrán efecto hasta finales de este año, toda vez que el heredero tiene seis meses para liquidar el impuesto y otros seis meses para solicitar la ayuda.

A la luz de estas cifras, el PSOE volverá a llevar a la comisión plenaria de Hacienda de la próxima semana una moción en la que se propone eliminar el condicionante de la convivencia. "Este requisito hace caso imposible que los malagueños puedan beneficiarse, ya que lo habitual cuando alguien hereda la vivienda de sus padres es que esté emancipado", ha advertido el portavoz socialista, Daniel Pérez.

En este sentido, el edil Salvador Trujillo, que es el que defenderá la moción, ha añadido que al margen de la convivencia, la ordenanza municipal también exige seguir empadronado dos años más, que llegan a cuatro en el caso de colectivos más desfavorecidos como pensionistas, discapacitados o víctimas de violencia de género.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos