La llegada de 93 inmigrantes obliga a usar el pabellón de Ciudad Jardín para albergarles

Una ambulancia ayer en el pabellón de Ciudad Jardín. :: f. gonzález
Una ambulancia ayer en el pabellón de Ciudad Jardín. :: f. gonzález

Las personas rescatadas, de las que 58 solicitaron el asilo, quedaron en libertad en manos de diversas asociaciones para acogerles

ÁLVARO FRÍAS / JUAN CANO málaga.

La llegada de 93 personas rescatadas a bordo de dos embarcaciones frente a las costas de Málaga, obligó en la noche del pasado jueves a establecer un dispositivo especial para albergar a los inmigrantes subsaharianos que fueron localizados en alta mar. En concreto, se les acogió en el pabellón de Ciudad Jardín.

Se trata de una situación excepcional, que no se recuerda en los últimos años. Así lo aseguran desde Cruz Roja, cuyos voluntarios tuvieron que activar a un equipo especial para acondicionar las instalaciones deportivas con el citado fin.

La razón para que se llevara a cabo esta medida no es otra, según explicó ayer el subdelegado del Gobierno en Málaga, Miguel Briones, junto al comisario provincial Francisco López Canedo, que en la Comisaría Provincial no había sitio. Y es que hace solo unos días -el pasado martes- se rescató a otros 53 inmigrantes a bordo de una patera, que estaban acogidos en las citadas instalaciones policiales.

«Había necesidad de encontrar una nueva ubicación para albergar a estas personas y, en colaboración con el Ayuntamiento, a quien agradecemos su ayuda, se decidió utilizar estas instalaciones», indicó Briones.

El director del Área de Deportes, Luis Verde, dijo que se pensó por la noche en varias ubicaciones, aunque la de Ciudad Jardín era la que reunía las mejores condiciones para acoger a los inmigrantes, que estuvieron en todo momento bajo custodia policial.

Pese a ello, los inmigrantes solo permanecieron unas horas en las instalaciones, donde pudieron dormir y descansar. Al mediodía de ayer ya habían desalojado el pabellón de Ciudad Jardín.

Asimismo, se ha vuelto a dar otro hecho que no se repetía desde el inicio del año, cuando llegó a las costas malagueñas varias pateras. Y es que las 93 personas rescatadas en esta última ocasión han sido puestas en libertad, según confirmaron las fuentes consultadas. Junto a los 58 inmigrantes que solicitaron el asilo, todos fueron puestos en manos de diversas ONG, que se ocupan de albergarlos.

Distinta suerte corrieron los 53 inmigrantes rescatados el pasado martes. El subdelegado informó ayer de que, tras ser puestos a disposición judicial, fueron enviados a Centros de Internamiento de Extranjeros (CIE) de Madrid y Valencia. El colapso de estas instalaciones tras la llegada de las pateras, solo el jueves se rescataron a casi 300 personas en Andalucía, ha dado pie a esta situación, según las mismas fuentes.

Se trata de una situación excepcional que se da como consecuencia del incremento en la llegada de pateras a la capital, algo que también se está produciendo en el resto de las localidades de la costa andaluza. En Málaga, es una cifra que casi se ha triplicado en lo que va de año, respecto al mismo periodo del año anterior. Según los datos facilitados por Cruz Roja, desde enero se han realizado 16 intervenciones frente a las seis que tuvieron lugar en 2016.

Asistencias

Así, también se ha disparado la cifra de inmigrantes que han llegado a Málaga. Los servicios de emergencias y abogados de oficio han asistido a 762 personas en lo que va de año, frente a las 216 del mismo periodo de 2016. Es la muestra del incremento de la actividad que se ha registrado en este sentido, principalmente respondiendo al mismo perfil de personas de origen subsahariano.

El subdelegado aprovechó ayer la ocasión para analizar este incremento en la llegada de pateras, que achacó a aspectos como la mejora de las embarcaciones, del tiempo y el buen estado del mar en los últimos días, así como la situación «nada pacífica» que estas personas viven en sus países: «Esto les empuja a hacer un viaje con final incierto en el que acaban llegando a nuestras costas, que se convierte en sitio de paso, ya que se dirigen a otros territorios de la Unión Europea».

En este sentido, Briones indicó que el «trato humanitario exquisito» que se ofrece a los inmigrantes desde que son localizados en alta mar es una garantía para ellos. Además, apuntó a la vigilancia en las costas de partida de las pateras, dónde aseguró que hay veces que salen más embarcaciones y otras menos.

Ante esta situación, el subdelegado apuntó a la necesidad de sacar adelante el proyecto del local del puerto para acoger a estas personas, que está previsto que se ubique en la zona de pescadería, tal y como adelantó este periódico, después de haberse llegado a un acuerdo verbal entre las diferentes autoridades y asociaciones involucradas en este asunto.

«Se está trabajando para que su financiación sea una realidad más pronto que tarde», añadió Briones, a la vez que señaló que se está explorando otra vía para poder poner en marcha este local a lo largo de este año o en 2018.

Fotos

Vídeos