Las autoescuelas vuelven a manifestarse para poder examinar a sus alumnos

Los profesores de autoescuela, en caravana por el paseo del Parque. :: Álvaro cabrera

Cerca de 200 vehículos de toda la provincia participan en la marcha por las calles de la capital y entregan un manifiesto en la sede de la DGT

JUAN SOTO MÁLAGA.

Los profesores de autoescuelas se han vuelto a manifestar para poder trabajar. Por segunda semana consecutiva, estos profesionales han salido a la calle para protestar por el daño que les está haciendo la huelga de examinadores, que ya ha provocado que se suspendan más de 3.000 pruebas prácticas en la provincia.

Como ya ocurrió el pasado lunes, la marcha partió a las 8.30 horas desde la explanada de la Feria en dirección al Centro y concluyó sobre las 13.30 junto a la sede de la Jefatura Provincial de Tráfico, en donde realizaron una gran pitada y entregaron un manifiesto dirigido al ministro del Interior. Los cerca de 200 vehículos que participaron en la marcha recorrieron la ciudad a un ritmo lento causando diferentes problemas de tráfico, aunque no cortaron las calles en ningún momento.

Aunque en esta ocasión la marcha no fue convocada por la Asociación Provincial de Autoescuelas, los convocantes coincidieron en señalar el daño que la huelga está provocando en el sector, ya que incluso han tenido que prescindir de profesores y algunos se plantean el cierre hasta que se resuelva el conflicto. Francisco Javier Otero, uno de los portavoces de esta segunda marcha, consideró que el Gobierno debe actuar de inmediato porque cada vez hay más alumnos que han perdido sus pruebas y el daño económico que se está provocando a las escuelas puede ser de graves dimensiones.

Denuncian que la huelga de examinadores ha obligado a suspender má de 3.000 pruebas prácticas

Situación insostenible

En el documento que entregaron en el registro de la Jefatura Provincial de Tráfico -no pudieron dárselo en mano a la jefa provincial- explicaron que se ha llegado a un punto insostenible, ya que los dos días que se realizan exámenes a la semana son absolutamente insuficientes para satisfacer la demanda actual. Estiman que el impacto económico de la huelga ronda los 20 millones de euros y demandan una actuación urgente. «No le pedimos milagros, lo único que le pedimos o más bien exigimos es que se tomen las medidas necesarias para que esto se solucione», exponen.

Mientras se producía la marcha por la capital, desde la Asociación Provincial de Autoescuelas trataban de resolver el 'sudoku' en el que se han convertido la celebración de exámenes en la provincia. El presidente del colectivo, Antonio Martín, explicó que van a intentar que todas las escuelas puedan examinarse al menos dos veces antes de que acabe el mes de agosto, aunque con un cupo menor del esperado. Explicó que el interés es que todos los centros puedan llevar a alumnos a examen para que se favorezca el movimiento.

Fotos

Vídeos