Así fue el aterrizaje del caza turco que obligó a cerrar una pista del Aeropuerto de Málaga

Un aeronave perteneciente al conocido como ‘Turkish Stars’ / IVÁN PANEQUE

El F-5 del ejército turco venía en un grupo de ocho para participar en el festival aéreo de Torre del Mar cuando alertó de que no tenía combustible

IGNACIO LILLO y JON A. SEDANOMálaga

Al final se quedó en un susto, pero de los grandes, el que los viajeros que ayer por la tarde tenían previsto pasar por el Aeropuerto de Málaga y no tuvieron más constancia que por algunos retrasos. Pero la situación en la torre de control y a pie de pista distaba mucho de ser tranquila. Un grupo de ocho cazas F-5 turcos se dirigían hacia Málaga para participar durante el próximo fin de semana en el festival aéreo de Torre del Mar. Sobre las 19.30 uno de ellos declaró emergencia de combustible, con pérdida de altura y cayendo, lo que obligó a activar el protocolo de aterrizaje de emergencia y a desplegar a los Bomberos y al personal sanitario, según los datos recabados de diversas fuentes. En un vídeo grabado por Iván Paneque (Boqueroncito1983 en Youtube), podemos ver la entrada en pista del aparato.

Se trataba de un aeronave perteneciente al conocido como ‘Turkish Stars’, un grupo de acrobacias que forma parte de la Fuerza Aérea Turca y que se creó a finales de 1992. En las imágenes, se ve cómo el piloto pudo tomar tierra sin incidencias, aunque el paracaídas de frenado del avión se quedó durante unos minutos depositado sobre la pista, hasta que pudo ser retirado. En ese momento, se decretó la existencia de un obstáculo en tierra, por lo que inmediatamente se cerró de forma temporal y se abrió la segunda pista, que en esos momentos no estaba operativa. Para entonces, ya había 15 aviones comerciales en espera para aterrizar, de los que dos se desviaron a Granada y Sevilla, por decisión de sus respectivos comandantes (finalmente, dieron la vuelta y regresaron a la capital costasoleña); mientras que el resto pudo llegar directamente a Málaga. Con todo, de entre estas, dos aeronaves civiles declararon que iban cortas de combustible, por lo que se les dio prioridad para tomar tierra, aunque no fue necesario activar una nueva emergencia. Durante media hora se estuvo operando con los dos campos de vuelos, hasta que se determinó volver a la configuración única que había al principio de la tarde.

En este punto, las versiones son contrapuestas sobre la necesidad de mantener ambas permanentemente operativas, ante el fuerte aumento del tráfico aéreo. Actualmente, ya lo están casi todos los días de la semana, aunque sólo por las mañanas, que es cuando se concentra el grueso de las operaciones. Sobre el cierre por las tardes, desde el Aeropuerto alegan que realmente no es necesaria porque no hay suficiente demanda, y que la apertura, llegado el caso, se produce en cuestión de minutos.

En cambio, los controladores aéreos aseguran que sí lo es –como lo demuestra lo ocurrido ayer– y si no se hace es por la falta de personal en la torre. Fuentes de este colectivo profesional afirman que serían necesarios al menos diez especialistas más para poder abrir todo el día, ya que existen turnos de descanso obligatorios por ley. Y advierten de que las noches, hasta la 1.00 de la madrugada, están siendo cada vez más fuertes en cuanto a carga de trabajo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos