Asunción Mejías: «La vacuna contra el virus que causa bronquiolitis puede ser una realidad en cinco años»

Asunción Mejías, pediatra infectóloga malagueña experta en VRS. /Agustín Peláez
Asunción Mejías, pediatra infectóloga malagueña experta en VRS. / Agustín Peláez

Investigadora del Centro de Vacunas e Inmunidad del Nationwide Children’s Hospital de Columbus. La pediatra infectóloga malagueña lleva veinte años investigando el VRS en Estados Unidos y se marca como objetivo conseguir un tratamiento

Agustín Peláez
AGUSTÍN PELÁEZ

Asunción Mejías, que estudió medicina en la UMA e hizo la residencia de Pediatría en el hospital Gregorio Marañón de Madrid, lleva desde 2001 en Estados Unidos investigando sobre el virus respiratorio sincitial (VRS). Hoy en día es una autoridad mundial en el tema. Mejías ha logrado reunir estos días en Málaga a los mayores expertos sobre el VRS en el mundo, una infección que es la segunda causa de mortalidad infantil. Su objetivo es conseguir que los más de 300 investigadores participantes pongan en común sus conocimientos y ver por dónde seguir para poder desarrollar las vacunas contra el VRS.

¿Qué es el virus respiratorio sincitial?

–Es un virus que causa en los niños pequeños blonquiolitis. El algunos puede originar sólo un catarro, pero en la mayoría de los casos progresa y afecta al pulmón. Es además la primera causa de hospitalización de niños en el primer año de vida en España y en el mundo.

¿Afecta sólo a niños?

–No. También afecta a adultos. Lo que sucede es que el cuadro que ocasiona en el adulto es más viral, un poco más benigno. El pulmón del adulto está más desarrollado y también tiene un cierto grado de inmunidad.

¿Qué época del año es la más problemática?

–En España y en el resto de Europa es un virus invernal y empieza final de octubre o principios de noviembre y duras hasta que acaba el frío. Los meses de invierno. En algunos países tropicales se da todo el año.

¿Qué diferencia al VRS del otros virus?

–Este virus no deja memoria. Cuando uno tiene el sarampión o la varicela, lo tiene una vez, pero con el respiratorio sincitial los bebes pueden infectarse varias veces. Además sucede que la primera vez que el virus tiene contacto con el huésped, el bebé ocasiona un cuadro más grave. En los países desarrollados se procede a su hospitalización, pero en los no desarrollados o en vías de desarrollo no llegan ni a hospitalizarse y causan mortalidad.

¿Por qué es tan perjudicial en niños?

–La malaria es la primera causa de mortalidad infantil y la segunda es el virus VRS. Es un problema grandísimo en el primer año de vida de un niño. A medida que la gente se hace mayor, los ancianos también se pueden poner muy graves. Los menores no tienen la inmunidad desarrollada y los adultos mayores la inmunidad las van como gastado.

¿Es contagioso?

–Sí, muy contagioso. Se transmite por contacto, por las secreciones. Es muy difícil de cortar la transmisión. El lavado de manos es lo más importante.

¿Existe algún tratamiento efectivo?

–Hasta ahora todos los tratamientos son muy de soporte. Fundamentalmente, en los casos graves: oxigeno, líquidos intravenosos y succión de la secreción. Pero desde hace cinco años existe un gran esfuerzo de desarrollar nuevas terapias y vacunas, nuevos antivirales como tratamiento.

Estrategias de prevención

¿En qué se están centrando ahora las investigaciones sobre VRS?

–En la prevención. Hay diferentes estrategias. El pico de edad grave son dos meses, cuando el sistema inmune es muy inmaduro todavía. Tiene un poco de riesgo dar una vacuna que pueda ocasionar algún tipo de secuela. Lo que se está pensando es vacunar a las mamás, como se hace con la vacuna de la gripe o la tosferina, para que haya inmunización pasiva transferida al bebé y cuando este esté más maduro, a los seis meses, darle otro tipo de vacuna. Otra estrategia es desarrollar anticuerpos, que se le pude dar al bebé al nacimiento y pueda prevenir la infección en los primeros cinco o seis meses de vida. Pero todo está aún en desarrollo y en estudio de investigación.

¿Y para los adultos mayores?

–Estamos en una fase en la que hay mucho énfasis y muchas fundaciones y compañías especializadas quieren hacer vacunas, porque el VRS es un virus muy serio. La propia OMS lo ha puesto como objetivo encontrar una vacuna.

¿Presenta secuelas?

–Se sabe que cuando el bebé se infecta y presenta una infección grave, después un 50% va a desarrollar episodios de sibilancias recurrentes, de pitos y eso dura hasta los once años de vida y son mucho más intensos en los tres primeros años. Hay estudios que han enseñado que dando anticuerpos monoclonales para prevenir las infecciones agudas se previenen estas secuelas. El impacto que va a tener cuando se pueda prevenir o tratar el VRS va a ser enorme.

¿El anticuerpo monoclonal un tratamiento efectivo?

–Es preventivo. Hasta ahora sólo se ha focalizado en los niños de alto riesgo. Ahora lo que hay es un intento de desarrollar nuevas terapias que puedan aplicarse a toda la población.

¿Cuándo puede ser una realidad la vacuna contra el VRS?

–En cinco años vamos a tener, al menos, un tipo de vacuna, la materna. De cinco a diez años tendremos algún tipo de estrategia desarrollada, pero no es fácil. Es necesario primero conocer bien cómo actúa el virus. Es esfuerzo es tremendo. En mi caso estamos trabajando en Estados Unidos para desarrollar una vacuna para darle al bebé mayor intranasal. Es una vacuna de virus atenuado. Habrá diferentes vacunas, dependiendo del tipo de población diana. Hay unos 50 proyectos en marcha.

¿Parte de esos proyectos se están viendo en el congreso de ResVINET que se celebra en Málaga?

–Así es. Lo que hemos intentando es reunir en Málaga a las mejores mentes brillantes en este tema tan preocupante y los grupos de investigación más potentes del mundo.

¿Qué espera del congreso?

–Que al poner todas estas mentes juntas podamos empujar un poco más y ver por dónde es necesario seguir para poder desarrollar las vacunas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos