Ascienden a 24 las víctimas del entrenador de la Escuela del Málaga detenido por corrupción de menores

Investigadores del Cuerpo Nacional de Policía en el momento del registro de la casa del detenido. /SUR
Investigadores del Cuerpo Nacional de Policía en el momento del registro de la casa del detenido. / SUR

La Policía Nacional identifica a otros 18 posibles afectados, uno de los cuales también habría sufrido supuestos tocamientos

JUAN CANO y ALVARO FRÍASMálaga

La investigación arrancó el 18 de octubre del año pasado a raíz de la denuncia del padre de un menor que indicaba que su hijo estaba siendo extorsionado por un usuario de Instagram. La Policía Nacional tiró del hilo, identificó a la persona que supuestamente estaba detrás y descubrió que habría utilizado hasta 10 perfiles diferentes en redes sociales.

Las pesquisas condujeron hasta un entrenador de fútbol de 26 años vinculado a la Escuela del Málaga al que se detuvo a finales de mayo por un presunto delito de corrupción de menores. En esa primera fase de la operación, los agentes localizaron a otros cinco menores con los que el individuo habría contactado en redes. Y el juez lo envió a prisión.

Pero esa fue solo la punta del iceberg. En apenas un mes, los investigadores han identificado a otras 18 posibles víctimas del entrenador, con lo que ascienden ya a 24. Tras saltar la noticia de su detención, adelantada por SUR, algunos padres llamaron a comisaría para comunicar sus sospechas de que sus hijos hubieran mantenido contacto con el individuo.

La policía halló archivos con contenido pedófiloal analizar los equipos informáticos del sujeto

Los agentes creen que se hacía pasar por una chica en redes para obtener imágenes de las víctimas

Sin embargo, el grueso de las víctimas han sido localizadas después de que los agentes analizaran los dispositivos informáticos intervenidos en el registro del domicilio del entrenador. Los policías se incautaron de tres teléfonos móviles, un disco duro, tabletas y un ordenador portátil. En un primer estudio de los dispositivos, se descubrió la presencia de archivos con contenido pedófilo –como vídeos, conversaciones desde los perfiles denunciados, etc...– que permitieron a los investigadores llegar hasta nuevas víctimas.

El modus operandi que le atribuye la policía consiste hacerse pasar por una chica para contactar con menores a través de la red social Instagram. Al parecer, de esta forma engañaba a los chicos y conseguía que le enviaran imágenes de contenido sexual; una vez que las tenía en su poder, presuntamente les exigía más fotos y vídeos y, si no accedían a sus pretensiones, les amenazaba con publicarlas en las redes sociales para que las vieran sus conocidos, lo que se conoce como 'grooming'.

Los agentes averiguaron que las conexiones a Instagram se realizaban principalmente desde un equipo informático instalado en una vivienda de Málaga donde residían varias personas. Con el objetivo de determinar la posible autoría, se realizaron múltiples gestiones que condujeron a los investigadores hasta uno de los hijos de la familia, que ejercía de entrenador y ojeador de fútbol en categorías inferiores. Los investigadores constataron que, supuestamente, era él quien se encontraba detrás de los 10 perfiles falsos de Instagram desde donde amedrentaban a los adolescentes afectados.

Aunque inicialmente se le leyeron los derechos solo por corrupción de menores, en esta nueva fase de la investigación ha permitido esclarecer un nuevo delito. Entre las 18 nuevas víctimas localizadas se ha identificado a un adolescente al que el sospechoso habría realizado supuestos tocamientos en una ocasión en la que el chico se quedó a dormir en su casa, de ahí que ahora se le atribuya también un presunto delito de abusos sexuales.

Aunque el Málaga no se pronunció oficialmente sobre este suceso, fuentes próximas al club confesaron a este periódico que se sentían también víctimas. La entidad de Martiricos puso en marcha hace algunos años la obligatoriedad de presentar un certificado de antecedentes penales para desempeñar cualquier función, algo que hizo antes de que fuera obligatorio para todos aquellos que tuviesen relación con menores en el ejercicio de su trabajo. En este caso se entiende que ocurrió lo mismo, pero no fue detectada ninguna anomalía al no existir precedentes de su conducta.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos