Arrabal: 25 años buscando salidas

La asociación celebra su aniversario convertida en una referencia en la inserción social y laboral de personas con dificultades

José Antonio Naveros, presidente de Arrabal./Álvaro Cabrera
José Antonio Naveros, presidente de Arrabal. / Álvaro Cabrera
Ana Pérez-Bryan
ANA PÉREZ-BRYAN

Cuando hace 25 años un grupo de seis estudiantes de Trabajo Social decidieron poner en marcha en su último año de carrera un proyecto asociativo centrado en la asistencia y la orientación laboral para personas con dificultades poco podían imaginar que soplarían las velas del cuarto de siglo con su proyecto convertido en uno de los más activos de la provincia en su campo. Corría el año 1992 y aquella iniciativa recibió el nombre de Acción-Investigación y Desarrollo (AID), (re)convertida al poco tiempo en asociaciónArrabal-AID por el nombre con el que bautizaron a su primer centro. De aquellos seis emprendedores, tres siguen vinculados al proyecto, que en este tiempo ha atendido a 173.600 usuarios (14.716 sólo en 2016) y que da empleo directo a 60 personas dedicadas a la plena incorporación social y laboral de las personas, con especial atención a las más vulnerables.

Testimonios

De hecho, el principal activo de Arrabal en estos años ha sido el de «acompañar a los que lo necesitan para que ellos sean los protagonistas de su proceso y de su cambio». Quien habla es José Antonio Naveros, presidente de la asociación e incorporado al proyecto desde el año 2000 –primero como voluntario y posteriormente como empleado–, cuando se convenció de que aquella iniciativa era la más «innovadora» de cuantas se desarrollaban en la provincia en materia de inserción laboral y de búsqueda de salidas a los casos más extremos. Ese sello no es gratuito, de hecho está avalado por el perfil heterogéneo de las personas a las que han ayudado a salir adelante: familias en riesgo de exclusión social, parados de larga duración, reclusos, personas sin hogar, prostitutas, inmigrantes... todos ellos se han ido incorporando a la gran familia de Arrabal y en muchos casos han logrado enderezar sus vidas, aunque en este punto del relato Naveros aporta un dato que amplía aún más el reto de esta asociación declarada de Utilidad Pública estatal en 2010: «Aunque una parte muy importante de nuestro trabajo está relacionado con personas en riesgo de exclusión, no hace falta responder a este perfil de manera específica para venir a Arrabal». En esa excepción cada vez más amplia se incluyen jóvenes que tienen dificultades para encontrar su primer trabajo, personas con una vida ‘normalizada’ que necesitan una ayuda extra para reciclarse y volver al mercado laboral e incluso universitarios ‘perdidos’ que no saben hacia dónde dirigir sus pasos.

Inmigrantes, reclusos, ‘sin techo’, parados de larga duración y prostitutas; pero también jóvenes ‘perdidos’: así ha evolucionado el perfil del usuario

En estos 25 años ha atendido a 173.600 personas, y sólo en 2016 a casi 15.000

En esta labor de tutela trabaja un nutrido grupo de especialistas que cubren el área de empleo y formación, pero también la de emprendimiento, ciudadanía, movilidad, atención educativa o empresa, entre otras. Además, la asociación colabora de manera muy activa en los últimos años en proyectos de ámbito comunitario, como el Servicio Voluntariado Europeo o los intercambios juveniles.

Gala en el Teatro Cervantes para celebrar el aniversario

La asociación Arrabal soplará las 25 velas de manera simbólica el próximo 7 de noviembre (martes) a partir de las 19.00 horas con una gran gala en el Teatro Cervantes. La cita, que lleva por título ‘25 años con las personas’, incluye un completo programa que incluye música –con la actuación del grupo Los Caracoles– y magia, pero sobre todo el toque humano que pondrán las entrevistas a algunos de los protagonistas que a lo largo de estos años han conseguido enderezar las riendas de su vida. «Queremos visualizar la labor de atención a personas en situación de exclusión dándoles voz», avanzan desde la asociación, que también celebrará un reconocimiento a instituciones y colectivos que a lo largo de estos 25 años han sostenido este trabajo en equipo: en concreto, Arrabal distinguirá a la Secretaría General de Instituciones Penitenciarias, la Junta de Andalucía, el Ayuntamiento de Málaga, la DiputaciónProvincial y la Obra Social de La Caixa.

En cifras, Arrabal cuenta en la actualidad con medio centenar de programas que incluyen la orientación y la inserción de las personas desempleadas, las acciones formativas para la cualificación profesional y la «alfabetización tecnológica», que hoy en día constituye un requisito indispensable para tener una oportunidad en el mercado laboral. «Se trata, en definitiva, de favorecer la ciudadanía activa y que cada uno sea el protagonista de su propio proceso», constata el presidente de la asociación, quien defiende a capa y espada esta forma de entender el desarrollo de las personas frente a esa otra política que pone (casi) todo el peso en el recurso del subsidio.

Y eso se consigue, a su juicio, «con la igualdad de oportunidades y la confianza en las personas, porque hay mucha gente que ha sido capaz de salir de situaciones muy complejas». Aunque es difícil cerrar un porcentaje que ilustre esa inserción real –sobre todo porque el mercado laboral en muchos sectores tiende a la temporalidad–, desde Arrabal avanzan que más del 40% de las personas que participan en sus cursos están empleadas.

La asociación

Nombre.
Asociación Arrabal-AID (Acción, Investigación y Desarrollo).
Origen.
Fue creada en 1992 y en 2010 fue declarada de Utilidad Pública Estatal.
Personas atendidas.
A lo largo de estos 25 años, 173.600 personas han sido atendidas en sus oficinas (hoy en calle Dos Aceras). Sólo en el año 2016 dieron servicio a 14.716 personas.

Y para eso, insiste Naveros, el trabajo ‘en red’ juega un papel determinante: de hecho una de las máximas de la asociación es la cooperación con administraciones públicas, privadas y sin ánimo de lucro para poner en marcha iniciativas «acordes a nuestro objeto social y coordinar esfuerzos en plataformas y mesas de trabajo». En este sentido, Arrabal desarrolla acciones conjuntas con el Ministerio de Interior, el Ministerio de Sanidad, los servicios sociales e igualdad, la Junta de Andalucía, la Diputación Provincial, el Ayuntamiento de Málaga o la Obra Social de la Caixa, que se ha convertido en un socio imprescindible en la labor de Arrabal y en uno de sus principales financiadores: del 1,5 millones de euros de presupuesto con el que contó Arrabal el pasado año, más de 40% lo aportó esta entidad privada.

Fotos

Vídeos