La arena tapona la entrada al puerto deportivo El Candado

Un velero se quedó encallado días atrás al intentar salir del puerto. :: sur

El club náutico obtiene el permiso ambiental para depositar 5.000 metros cúbicos en la playa del Dedo, aunque todavía le sobran otros 40.000

IGNACIO LILLO MÁLAGA.

Arena para las playas hay, sólo que está en el lugar equivocado. La bocana del puerto deportivo El Candado sufre un tapón, que este año se ha agravado por la sucesión de temporales fuertes, la escasa capacidad para sacar el material acumulado y los problemas burocráticos. La Demarcación de Costas acaba de dar el paso para empezar a desbloquear esta situación, al autorizar al club el aporte de 5.000 metros cúbicos, que se depositarán en la cercana playa del Dedo.

El jefe de Costas, Ángel González, explicó que ya se ha elaborado el informe de Estrategias Marinas, que ha analizado muestras de los materiales para descartar que estuvieran contaminados. En este caso, son de buena calidad y por ello se podrán reutilizar para regenerar el litoral. El proyecto acordado con la entidad contempla a su vez que la Demarcación va a trasladar durante los próximos días esa misma cantidad desde el Dedo hasta el Peñón del Cuervo, para darle espacio al nuevo material.

Si el vertido tuviera que ser en alta mar lo tendría que autorizar la Junta y Capitanía Marítima. Estos casos se producen cuando está contaminado. Es lo que ha ocurrido con el puerto de Estepona, que ha tenido que movilizar 50.000 metros cúbicos hasta una zona autorizada.

Es una salida de emergencia, aunque el problema persiste, puesto que, según los cálculos del club, todavía habría que retirar más de 40.000 metros cúbicos. Santiago Cabuchola, socio de El Candado y armador de un velero de diez metros, puso de relieve que sufren un problema crónico de falta de calado (profundidad), por lo que hay que dragar permanentemente, aunque con una máquina de baja potencia, capaz de movilizar unos 5.000 metros cúbicos. «Entramos y salimos preocupados, con miedo por embarrancar, y este año con los temporales se ha agudizado los tres últimos meses». A lo que añadió: «Pagamos las cuotas de abonado pero no podemos salir con los barcos, con el mínimo oleaje se cierra». Cabuchola aseguró que recientemente se quedó bloqueado un velero (como muestra la imagen que acompaña a esta información), y criticó la actuación de las administraciones, que «bloquean las posibles soluciones y no facilitan nada».

Otros medios

José Miguel Arregui, presidente de El Candado, reconoció que los temporales han depositado muchas piedras, que no se pueden sacar con dragas, por lo que se había contratado a una embarcación específica. En cambio, han tenido que renunciar de momento, ya que no han logrado el permiso de Capitanía Marítima. «Primero hay que sacar las piedras de la escollera alrededor de la bocana. Nuestros buzos están sacando todas las que pueden a mano y echándolas en una barca, pero necesitamos otros medios, que contrataremos en cuanto nos autoricen». Y añadió: «Es muy urgente que terminemos, el puerto está abierto para las embarcaciones pequeñas, pero las diez más grandes tienen que salir con marea alta».

Fotos

Vídeos