Aprender en el hospital con el suero puesto

Una niña, ayer, en el aula hospitalaria del Materno Infantil. :: álvaro cabrera/
Una niña, ayer, en el aula hospitalaria del Materno Infantil. :: álvaro cabrera

Niños enfermos reciben clase durante su ingreso en las aulas hospitalarias del Materno Infantil y de los comarcales

ÁNGEL ESCALERA MÁLAGA.

En el área de pediatría de un hospital, además de atender a los pequeños enfermos, también se enseña y se da clase. Esa es la filosofía que sustenta a las aulas situadas en el Materno Infantil y en los hospitales de Ronda, Vélez, Antequera y Marbella. Un equipo formado por una decena de docentes se encarga de esa labor educativa. Más de 600 menores recibieron clase en esas aulas durante el pasado curso. Los niños participan también en actividades lúdicas y formativas, con el objetivo de impulsar su desarrollo intelectual, afectivo y social, durante el periodo que dura su hospitalización. Las aulas hospitalarias se ubican en las áreas de pediatría y permanecen abiertas durante la mañana, de lunes a viernes, a lo largo del curso escolar.

La delegada provincial de Salud, Ana Isabel González, acompañada por el gerente del Hospital Regional Carlos Haya, Emiliano Nuevo, visitó ayer el aula del Materno Infantil, que atendió a 256 niños el pasado curso. González explicó que el trabajo desarrollado por los docentes de estas aulas tiene como finalidad que los niños continúen su formación para que, una vez que reciban el alta hospitalaria, puedan seguir las clases en sus colegios sin ningún tipo de problema.

Estas aulas están especialmente indicadas para casos en que los niños deben pasar mucho tiempo ingresados. Así, se establece una estrecha coordinación entre los profesores hospitalarios y los del colegio del alumno para que las clases del aula del hospital se ajusten al ritmo que llevan los compañeros del niño en su centro educativo.

Una de las maestras que trabaja en el Materno, Elena Bueno, explicó a este periódico que el aula está abierta de 10.30 a 12.30 horas. En ella se repasan conceptos y se hace especial hincapié en materias como matemáticas, lengua, ciencias sociales, ciencias naturales y comprensión lectora. Cuando un pequeño tiene que estar más de dos o tres semanas ingresado, los maestros del Materno se ponen en contacto con el colegio del niño para que fije un plan específico. Incluso los alumnos hacen exámenes en el hospital, ejercicios que son corregidos en el centro educativo al que asisten. «Nosotros hacemos de intermediarios entre el alumno hospitalizado y su colegio en los exámenes», señaló Elena Bueno. Esta maestra indicó que a los niños se les da la opción de ir a la clase o la ludoteca del Materno Infantil.

Educación a domicilio

Los profesores de las aulas hospitalarias, ademas de dar clase en los hospitales, también se desplazan a los domicilios de los menores, ya que la atención educativa hospitalaria y la domiciliaria están unificadas. «Lo que se busca es que los niños no pierdan el desarrollo educativo por una enfermedad», recalcó la profesora Elena Bueno.

La labor desarrollada en las aulas hospitalarias forma parte del conjunto de actuaciones que se llevan a cabo dentro del Plan Integral de Atención al Niño Hospitalizado de la Consejería de Salud para humanizar y desdramatizar la estancia de los más pequeños en los hospitales, destacó la delegada provincial de Salud.

Fotos

Vídeos