El apellido paterno deja de tener preferencia para inscribir a los recién nacidos

AGENCIAS

madrid. El apellido paterno ha dejado definitivamente de tener preferencia sobre el materno a la hora de inscribir a un recién nacido a partir de ayer viernes, de forma que los padres tendrán que ponerse de acuerdo en el orden. Si no se hace constar el orden, o bien los progenitores están en desacuerdo, transcurrido el plazo de tres días será el propio encargado del Registro Civil quien establezca dicho orden atendiendo al interés superior del menor, pero no poniendo por defecto el del padre, como se hacía hasta ahora.

La Dirección General de los Registros y del Notariado entiende que los encargados del Registro Civil están «preparados» para aplicar la reforma y prevé que «en la mayoría de los casos» serán los progenitores los que acordarán el orden de transmisión de los apellidos antes de la inscripción registral, igual que venía sucediendo hasta ahora, según informaron ayer a Europa Press fuentes del Ministerio de Justicia. Las mismas fuentes aseguraron que esta modificación constituye «un elemento modernizador que busca la absoluta igualdad entre progenitores» y añaden que, por este motivo, se ha propiciado su entrada en vigor.

Dudas

En caso de dudas entre los progenitores, la Dirección General de los Registros y del Notariado recuerda que su criterio para establecer el orden es: evitar cacofonías, combinaciones malsonantes o contrarias al decoro, que el primer apellido pueda inducir a confusión con un nombre propio o con la identidad de otra persona con fama de notoria relevancia negativa, o que se pueda dar preferencia a un apellido que resulte infrecuente según el Instituto Nacional de Estadística. En este sentido, la letrada Anna Salort, especialista en Derecho de Familia y Derecho Civil, aconseja a los padres que se pongan de acuerdo en el plazo establecido antes de que la decisión la tome una tercera persona.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos