Aniversario de la Constitución bajo la sombra de Cataluña

López Canedo, Bendodo, De la Torre, Ablanedo, Briones, coronel Esteban Gutiérrez y Cortés. /Álvaro Cabrera
López Canedo, Bendodo, De la Torre, Ablanedo, Briones, coronel Esteban Gutiérrez y Cortés. / Álvaro Cabrera

La Subdelegación del Gobierno entrega sus premios Caleta a la Policía y la Guardia Civil por proteger el cumplimiento de la Carta Magna

Antonio M. Romero
ANTONIO M. ROMERO

La Constitución Española cumple hoy 39 años desde que fue refrendada por el pueblo español el 6 de diciembre de 1978. Un cumpleaños que llega en un momento especialmente álgido ya que desde algunos partidos políticos se cuestiona su vigencia e instituciones como la Generalidad de Cataluña se ha saltado su cumplimiento con la convocatoria de un referéndum ilegal y la farsa de una declaración unilateral de independencia. Por ello, la sombra de la crisis catalana planea sobre los actos conmemorativos del aniversario de la Carta Magna.

También en Málaga, donde ayer la Subdelegación del Gobierno en la provincia celebró el Día de la Constitución con un acto institucional con marcado acento catalán. Y es que, por un lado, el encargado de ofrecer la conferencia sobre la Carta Magna fue el subdelegado del Gobierno en Barcelona, Emilio Ablanedo, quien ofreció una lección magistral sobre la situación actual y la historia de Cataluña; y, por otro lado, porque con motivo del décimo aniversario de la inauguración de la actual sede de Ejecutivo en la provincia –el antiguo hospital 18 de julio– se han instaurado los premios Caleta para reconocer a aquellas instituciones y personas destacadas en el cumplimiento, defensa y difusión de los valores constitucionales y que en esta primera edición recayeron, entre otros, en la Policía Nacional y la Guardia Civil, cuerpos de seguridad del Estado que han jugado un destacado papel en la restauración y mantenimiento de la legalidad en Cataluña.

El subdelegado en Barcelona ofrece una lección magistral sobre la crisis catalana

Durante su intervención, en la que no utilizó ningún papel y donde demostró su profundos conocimientos de la historia y la realidad catalana, así como de la legislación nacional e internacional, Ablanedo hizo un recorrido por los acontecimientos de los últimos meses en Cataluña relatando su experiencia personal como subdelegado en Barcelona y desmontó, con sólidos argumentos, las afirmaciones de los independentistas catalanes sobre la arcadia feliz que supondría desmembrarse de España.

El subdelegado del Gobierno en Barcelona subrayó que las elecciones autonómicas del 21 de diciembre serán «un soplo de aire fresco» en Cataluña y supondrán «el principio de la solución al problema» catalán. Una resolución que, a su juicio, pasa por un principio que lleva tiempo olvidado en Cataluña, y que es el imperio de la ley para «atender a los derechos de los ciudadanos, sobre todo de los no independentistas, porque somos las personas las que tenemos derechos no los territorios».

«Salvando Cataluña»

Emilio Ablanedo sostuvo que con la aplicación del artículo 155 de la Constitución «estamos salvando a Cataluña» para impedir que le ocurra lo que a la región del Quebec, que tras celebrar dos referéndum independentistas, dejó de ser la locomotora de Canadá. Asimismo puso en valor que «la mayoría silenciosa y silenciada» de Cataluña se haya echado a la calle.

Concluyó su disertación recordando que Sócrates y Leónidas se sacrificaron en la antigua Grecia en defensa de la ley y subrayó que el filósofo no atendió los consejos de sus amigos para huir de Atenas cuando fue condenado a muerte. Un ejemplo que llevaba implícita una crítica al expresidente Puigdemont, después de que se fugara a Bélgica al fracasar la declaración de independencia.

El subdelegado del Gobierno en Málaga, Miguel Briones, también aludió al tema catalán y recordó «el durísimo envite» recibido por la Constitución en los últimos tiempos por lo que, a su juicio, la conmemoración de la Carta Magna, cobra este año «un especial sentido» y puso de relieve que es un texto que goza de «una exultante jovialidad».

El comisario provincial, Francisco López Canedo, y el jefe de la comandancia de la Guardia Civil, coronel Jesús Esteban Gutiérrez, fueron los encargados de recoger los galardones. En el acto, al que asistieron el alcalde de la capital, Francisco de la Torre, y el presidente de la Diputación, Elías Bendodo, también se entregaron los premios Caleta al Cuerpo Consular; el Colegio de Abogados; la Policía Local de la capital; el 112 Emergencias; el Consorcio Provincial de Bomberos; y el servicio de Archivo y Documentación de la Subdelegación.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos