El ancestral sonido de los verdiales

Las pandas hicieron gala de sus habilidades en la interpretación de los verdiales. :: álvaro cabrera/
Las pandas hicieron gala de sus habilidades en la interpretación de los verdiales. :: álvaro cabrera

Miles de personas acuden a Puerto de la Torre para presenciar el certamen más importante del folclore malagueño más tradicional26 pandas rivalizan en la Fiesta Mayor en los estilos Montes, Almogía y Comares

ÁNGEL ESCALERA MÁLAGA.

El folclore malagueño más autóctono y ancestral, cuyas raíces se remontan a la noche de los tiempos, mostró ayer su mejor cara en el recinto ferial de Puerto de la Torre, escenario en el que se celebró la 56.º edición de la Fiesta Mayor de Verdiales. Un total de 26 pandas de los estilos Montes, Almogía y Comares compitieron en un reñido y largo concurso en el que demostraron sus habilidades, que fueron reconocidas y aplaudidas por las miles de personas que a lo largo de la jornada acudieron a la cita para disfrutar de una fiesta verdialera que es esencia pura de Málaga. El certamen se desarrolló en un día desapacible y de viento.

El concurso, que se disputó en una gran carpa, cuya ubicación fue distinta a la del año anterior, empezó con la intervención de las 14 pandas del estilo Montes: Jotrón y Lomillas, Montes de Guadalmedina, Primera de Puerto de la Torre, Moclinejo, El Manantial, Benagalbón, Santo Pitar, Manolo Reina, Mangas Verdes, Isabel Portillo, La Torre, Primera de los Montes, Santa Catalina y Batana. El primer premio lo obtuvo la Primera de Puerto de la Torre.

A continuación, hubo los choques o lucha de fiesta típicos entre las pandas de los Montes, que consisten en una especie de duelo entre instrumentos -no hay cante ni baile- en el que vence la panda que no pierde el compás ni el ritmo. Jotrón y Lomillas se enfrentó a Montes de Guadalmedina; Isabel Portillo hizo lo propio con la Primera de Benagalbón. Por su parte, Santo Pitar luchó con Moclinejo y la Primera de Puerto de la Torre se enfrentó a Batana. La panda ganadora fue Jotrón y Lomillas.

Ganaron la Primera de Puerto de la Torre, Jotrón y Lomillas, Raíces de Almogía, De Almogía y Primera de Comares

En el estilo Almogía compitieron las pandas El Capitán, Coto Tres Hermanas, Raíces de Almogía, Los Moras, De Almogía y Raíces de los Moras. El primer premio lo compartieron Raíces de Almogía y De Almogía.

El concurso, que duró casi 11 horas, se cerró con el estilo Comares, en el que participaron las pandas San Isidro de Periana, Primera de Comares, Vélez-Málaga, Arroyo Conca, Raíces de Málaga y El Borge. Venció la Primera de Comares.

La Fiesta Mayor, que se celebra desde hace más de medio siglo, supone el acontecimiento verdialero más importante del año y representa una de las expresiones culturales con más fuerte arraigo en Málaga. Los verdiales se relacionan de modo especial con la comarca de los Montes. Estos cantes y bailes son fruto de un contexto ecológico y cultural específico. Los verdiales, una manifestación festiva de origen campesino, son un particular fandango cantado y bailado con el acompañamiento de una orquestina compuesta por un violín, de dos a cuatro guitarras, un pandero, dos o más pares de platillos, varias castañuelas y, en algunos de sus estilos, un laúd o una bandurria. Este conjunto se completa en las actuaciones con la figura del alcalde, que con su vara de mando designa al cantaor y autoriza el comienzo y final de la pieza interpretada. Igualmente, está el abanderado, que va junto al alcalde al frente del grupo con una bandera española, andaluza o malagueña.

Entre los asistentes al encuentro de pandas, que colocó a Puerto de la Torre en el centro de los verdiales, estuvieron el alcalde de la ciudad, Francisco de la Torre, y el delegado del Gobierno andaluz en Málaga, José Luis Ruiz Espejo, entre otros políticos, así como la presidente de la Federación de Pandas de Verdiales, Victoria Castillo. De la Torre, que ejerció de alcalde de la panda La Torre (estilo Montes) en un ensayo previo a su actuación, dijo que los verdiales son algo netamente malagueño, una muestra de folclore ligada al mundo rural y una tradición de Málaga que hay que defender y potenciar. Ruiz Espejo también se refirió al origen campesino de los verdiales y afirmó que son las raíces de la cultura y el folclore de Málaga y de Andalucía. Victoria Castillo indicó que la Fiesta Mayor es una tradición que no se puede perder y pidió la colaboración de la Junta de Andalucía.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos